geralt follacas

Análisis – The Witcher 2: Assassin Of Kings (PC)

Recuerdo que a la primera parte de esta saga le costó engancharme, pero al final vaya sí lo consiguió. Un action RPG atípico, con un sistema de combate basado en el timing que bien podría estar inspirado en el mítico Vagrant Story de Square, con una temática adulta (y no sólo por los culos y las tetas) con una ambientación en una Edad Oscura en la que sólo hay tonos de gris. Si a esto le unimos el estar basada en las novelas de  Andrzej Sapkowski, que beben de la mitología polaca y de Europa del Este, puede verse que no es el típico juego, si no que trae algo de aire fresco y originalidad.

Sin embargo, para mi gusto, lo que hacía del primer juego, y en consecuencia de su segunda parte, algo único, era sus sistema de decisiones. En esta generación se ha hablado mucho de Mass Effect, de Fable, y recientemente en este santo lugar analizábamos el fallido intento de Binary Domain. Pues bien, yo me tiro a la piscina, el sistema de decisiones y la influencia que éstas tienen en el universo del juego está al nivel de Mass Effect o lo supera.

Ya en los primeros compases de este juego veo que Geralt de Rivia (el protagonista) lleva exactamente el mismo equipamiento que había conseguido con mimo para mi personaje al final del primer juego en mi partida. Un detallazo sin ninguna duda, y una muestra de continuidad considerable. Me comentan un poco lo que pasó anteriormente y veo que todo está igual de bien (o de jodido) de como lo dejé en su momento. El preludio del juego es de nota: entretenido, hace las veces de tutorial y te introduce la nueva historia. Pude apreciar que el sistema de combate ha variado, simplificándose, pero que a cambio hay peleas más multitudinarias, y que han introducido una suerte de ejecuciones muy atractivas a la vista y útiles a la hora de despachar a todos los que se nos pongan por delante. Echo algo de menos los estilos pero la verdad es que las innovaciones  que os he explicado hacen que sea mucho más cómodo y más divertido.

hostia dogma

Ese bicho está esperando una hostia dogma de manos de Geralt

En cambio, es difícil obviar un fallo enorme: no es posible usar pociones en combate. Todas las pociones que elabores con tu alquimia tienes que tomarlas meditando, es decir, cuando estés tranquilito. A cambio tu barra de vida se va recargando (MUY lentamente), lo cual significa que te tendrás que pararte a descansar constantemente, unas pausas bastante innecesarias para no morir y morir y morir. Un punto negativo porque si el sistema de alquimia y compuestos ya era muy particular, ahora además es algo inoperante.

Las mejoras del personaje también abandonan el sistema de bronce, plata y oro, para basarse meramente en talentos (puntos de experiencia con otro nombre). La magia se hace mucho más útil en este juego, y los jefes se hacen realmente difíciles sin ella. Introducen las granadas y las trampas que aunque no las usé demasiado, cuando lo hice he de reconocer que eran una buena ayuda. Tienes muchos recursos a tu disposición y el personaje puede personalizarse aún más que en su predecesor.

También se ha hecho hincapié en que las misiones secundarias no sean tan repetitivas (“mata a tal número de tal y recoge su tal”), y consiguen darle el puntito de originalidad: o bien hay que matar a las reinas de los monstruos, quemar los cadáveres de los que se alimentan para ahuyentarlos o volar sus madrigueras, pero le da ese toque de variedad del que carecía en la primera parte. Y si quieres tener un personaje decente para todo lo que se te viene encima, tienes que coger toda la experiencia que puedas. En mi caso tal vez me pasé porque el tramo final se me hizo excesivamente fácil, pero es algo que puede llegar a pasar en este tipo de juegos. Como contrapunto negativo, existen momentos frustrantes, no por su dificultad pero por su incomodidad, como las cuevas del segundo acto, donde tienes que tomar pociones de Gato constantemente para no encontrarte total y absolutamente ciego. complicación innecesaria por la facilidad de obtener la poción y por lo poco que aporta a la misión en la que te encuentras. Por último debo hacer una mención de honor a los flashbacks en los que juegas la historia desde el punto de vista de otro personaje, son momentos breves pero no te lo esperas y a mí me parecieron muy interesantes, dotando variedad al asunto, de nuevo.

La historia es enrevesada, con unos cuantos giros bastante locos, y las posibilidades son muchas. Las decisiones pesan y cualquier opción que tomes, por pequeña que parezca, puede tener ramificaciones considerables. The Witcher 2: Assassin Of Kings da importancia a tu libertad de elección en todo momento. Dentro de las dos corrientes por las que puedes desarrollar el argumento (a través de quién escojas como aliado) hay un sinfín de pequeñas decisiones menos importantes pero que igualmente influyen en la historia y en el desenlace final del juego. La intención de sus creadores era que fuera muy rejugable y aunque pueda dar pereza por los tramos iniciales en los que aún no se dan esas diferenciaciones, creo que lo han conseguido. A pesar de esto, el juego se me antojó algo más corto que el primero y la última parte un poco apresurada, dejándome con ganas de más a sabiendas de que aún ni siquiera se ha anunciado el tercer capítulo de la saga. Podría haber sido un juego más redondo en ese aspecto, pero viendo las catástrofes que se han dado en otros títulos tampoco voy a quejarme muy alto.

la verdad es que está muy bien el bosque

Una de las bazas que usaron para vender el juego, a pesar de que a mí no sea algo que me llame especialmente, son los gráficos. Efectivamente, son espectaculares, y ver los pelos del pecho (marca de la casa) perfectamente detallados de Geralt impresiona. Sin embargo también hay un trabajo muy importante en cuanto a cómo se ha usado esa potencia: la jungla parece húmeda e indómita, el campo de batalla árido, la ciudad en ruinas sucia y triste… no sólo se han trabajado los personajes y su modelado, si no que los entornos están a la altura transmitiendo las impresiones necesarias para meterte en la historia y, en parte, estar allí. En algunos momentos se dan ciertos fallos, cosas que cantan más de la cuenta, como es el caso del dragón, pero no me atrevo a decir que eso no sea causado por la potencia de mi equipo.

En definitiva, The Witcher 2: Assassin Of Kings es un título muy bueno, que sin duda se disfruta más si has jugado la primera parte y vas siguiendo con todas las consecuencias tus primeras decisiones. Entra por los ojos, divierte y sorprende, pero con algunos puntos a pulir, y no puedo evitar que me de rabia que hayan cambiado cosas que funcionaban bien, para mal. Además te deja con una tremenda sensación de añoranza, el final es abierto, estaba claro, pero me parece demasiado apresurado, faltan un par de horas de juego más para concretar ciertas cosas y quedarte a gusto. Con todo y con eso, muy recomendable y para quedarse con ganas de que CD Projekt anuncie la tercera parte de las (sexys) aventuras de Geralt de Rivia.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *