shovel knight

Análisis – Shovel Knight (PC, 3DS, Wii U)

Juegos pixelados tenemos un montón. Con la “tontería” del retro gaming hay un buen número de pequeños estudios que han aprovechado el tirón y han sacado sus mejores píxeles a pasear con mayor o menor éxito. Retro City Rampage era un GTA al estilo NES, Oniken no ha sonado tan fuerte pero también era un homenaje a los juegos clásicos de acción de los 8-bit, pero sin duda alguna el que mejor ha sabido captar toda la esencia y lo mejor de algunos de los grandes títulos de NES para traerlos al año 2014 ha sido el juego de Yatch Club Games. Shovel Knight es prácticamente perfecto.

Y no lo ocultan. La clásica pantalla de título con menú de opciones y fondo negro, el mapa en el que elegiremos nuestro siguiente destino a lo Super Mario Bros. 3, los secretos que deberemos descubrir golpeando las paredes, Shovel Knight sabe escoger lo mejor de cada uno y transmitirlo perfectamente a un jugador que, si lleva ya un tiempo en esto de los videojuegos, sabrá reconocer rápidamente mecánicas y movimientos de otros títulos sin quedarle otro remedio que alabar el gameplay de Caballero de la Pala. Tenemos el Pogo-Jump de Ducktales, las reliquias que funcionarán como las diferentes armas de Mega Man, el retroceso de nuestro personaje al ser dañado al más puro estilo Ninja Gaiden y las consecuencias desastrosas que tendrá en los niveles que tengan caídas al vacío, pequeñas mecánicas que juntas funcionan a las mil maravillas gracias a un diseño de niveles más que bueno.

shield shovelEn el largo camino para rescatar a Shield Knight, nuestra compañera de aventuras con la que soñaremos durante las fases de bonus, tendremos los entornos clásicos que dominaban durante la época de los 8-bit: un mundo de hielo, uno acuático dentro de una ballena mecánica, el clásico castillo o una zona especial en la que deberemos descubrir pequeñas zonas ocultas para limpiar un palacio de fantasmas, todos son ambientes que nos resultarán familiares  y cuyo enemigo final será acorde a él. Antes de que The Enchantress decidiera convencer a los demás caballeros a su causa, estos ya conocían a nuestro héroe y como buen juego old school no faltarán las típicas frases antes de unos duelos intensos en el que cada uno de los bosses sabe sacar buen provecho de sus habilidades. Ataques que deberemos recordar cuando decidan activar el modo batalla que se anunció durante el Kickstarter pero que aún no ha sido implementado.

Durante una primera pasada el juego mantiene una dificultad media pero con una curva de aprendizaje y uso de las habilidades que siempre va a hacia arriba de manera perfecta, Shovel Knight se complica pero no se llega a hacer desesperante en ningún momento y además te recompensa si perteneces al gremio de los Gamers Exploradores JR. llenando sus fases de un buen montón de secretos para descubrir. Tras las siete horas que me duró mi primera partida, realizando todos eventos que ocurrían mientras avanzaba entre misión y misión, no dudé ni un segundo en darle otro repaso con el New Game +, un modo en el que comenzaremos de nuevo la partida con nuestro inventario pero cuyos escenarios carecerán de esos pollos asados que nos reponían totalmente la energía siendo sustituidos por unas geniales bombas. Se nota el subidón de dificultad al tener que realizar el nivel por completo con una sola barra de vida, si es que hablamos de buenos jugadores y no morimos claro, de ser así entonces volveremos al checkpoint con la vida repleta.

Una de las curiosidades de los checkpoints en Shovel Knight, aparte de que están bastante bien medidos en cuando a tiempo/longitud del nivel, es que son destructibles dejando al jugador la oportunidad de complicarse la vida y tener que empezar desde el principio el nivel si hemos decidido destrozarlos todos. Nos darán un diamante que nos aportará una suma de oro a nuestro marcador pero quizás nos arrepintamos cuando una mala caída nos obligue a repetir el camino andado.

Otro de los aciertos del juego de Yatch Club Games es la progresión del personaje. Sin llegar a ser compleja es lo suficientemente amplia para que aprovechemos todas las reliquias que iremos comprando en el pueblo, las distintas armaduras que otorgarán habilidades al caballero y las mejoras de nuestra pala. El oro y nuestra capacidad de exploración, durante las fases existirán zonas que deberemos descubrir para llegar a algunas de estas reliquias, será todo lo que necesitemos para completar nuestra colección (sin contar las partituras, un coleccionable al uso), por eso intentar morir lo menos posible será lo más indicado ya que disponemos de vidas infinitas pero cada vez que nuestro caballero desaparezca de la pantalla tendremos una penalización en nuestro oro que puede ser recuperable o no dependiendo de nuestra posición al fallecer.

Ya hablamos largo y tendido sobre la música en Music Sunday, os remito al artículo para escuchar la genial banda sonora de Jake Kaufman, pero hace escasos días leí en algún sitio: “cualquiera de las canciones valdría para cualquiera de los niveles de Shovel Knight”. No recuerdo quien fue pero no, ni de coña. Todas las piezas del juego están seleccionadas y creadas fijándose en la fase en la que el Caballero de la Pala anda metido; High Above the Land no encajaría de ningún modo en los escenarios de King Knight o en el nivel de la torre del reloj, y si piensas lo contrario es que no has terminado el juego o lo tenías silenciado.

Música buena, variedad de escenarios, buen diseño de niveles, secretos por encontrar, más de 300 trucos por probar (incluido un Modo Culo en el que todos los nombres se sustituyen por la palabra Butt) y probablemente el mejor homenaje que se ha hecho a la generación de NES y Master System desde hace mucho tiempo. Shovel Knight es desafiante, agradecido y además  muy divertido de jugar sin llegar a frustrarte como ocurría con los juegos de antes al no poder salvar la partida. Por suerte no tendréis que estar siete horas seguidas jugando, pero quizás tampoco os importaría.

Nota9

 
 
 
 
 
 
 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *