beginnersguide cabecera

Análisis – The Beginner’s Guide

Feelings

Siempre he pensado que hay dos tipos de juegos. Uno es aquel en el que te ves envuelto en una historia y metido dentro de la piel de un protagonista con un nombre y una vida, tomas las riendas de esa marioneta y actúas en consecuencia o dependiendo del juego pudiendo cambiar al mismo hasta cierto punto. Son juegos en los que debes interpretar a alguien. Y son muy válidos y divertidos. Los otros son aquellos en los cuales tú eres el protagonista, quizás te introduzcan dentro de un papel y te den un nombre pero forma parte de tu trabajo en el juego labrarte un porvenir en un sandbox infinito así como en una aventura de acción. Sea como fuere la cuestión es encarnar a alguien, aunque seas tu mismo en forma de héroe, y llegar a un final ya sea pegando tiros o resolviendo puzles.

No obstante con la llegada de los juegos independientes se comenzó a utilizar un poco más un recurso con el que revienta mi teoría de los dos tipos de juegos dándome en las narices. Atraviesan la cuarta pared y cuentan la historia directamente al jugador al que permite explorar y participar en su creación sin más fin que terminar el relato y hacerte pensar. The Beginner’s Guide es otro ejercicio de narrativa fantástica e interactiva de Davey Wreden (co-creador del genial The Stanley Parable) y hablar de él un pequeño reto sin reventarlo totalmente.

Davey nos cuenta como conoció a Coda, un tímido desarrollador que es el otro gran protagonista del título, de una manera poco tradicional. Desde el comienzo en el que exploraremos ese torpe nivel de Counter Strike, el primer mundo de Coda, nos habla de como a través de sus creaciones podremos ir descubriendo, como él ya hizo, a tan curioso personaje y esto lo conseguirá permitiéndonos jugar los títulos que creó desde el 2008 hasta el 2011 explicándonos sus idéas y los diversos porqués de las mismas. Uno por uno el narrador, Davey, habla sobre los significados de los elementos de dichos juegos a medida que los exploramos dándonos pistas o incluso incitándonos, más bien obligándonos, a hacer trampas para superarlos. Es en este momento como jugador en el que nos damos cuenta de que algo no va bien.

Los primeros compases del juego

Lejos de ser un juego con multiples finales o elecciones posibles como era The Stanley Parable, The Beginner’s Guide sacrifica las elecciones, salvo en las partes de diálogo que realmente tampoco sirven de mucho salvo para reafirmar al jugador en sus sospechas, en favor de contar la historia de una manera lineal pero perfecta para que nos demos cuenta poco a poco de lo que realmente está sucediendo ahí. No haber echado de menos las decisiones es lo mejor que se puede decir de lo bien que lo hace The Beginner’s Guide.

Los juegos que nos presenta el narrador son realmente personales y gritan al mundo lo solo que se encuentra Coda ¿o lo hacen desde el punto de vista de Davey? Es este momento en el que TBG intentará volverte loco y ponerte a pensar, sin decírtelo, hasta que punto Davey está obrando bien o de lo contrario lo está haciendo terriblemente mal pero no te dejará cambiar nada, “simplemente” jugará con tus sentimientos. Eso es lo que consigue Everything Unlimited y aún más importante, hacerte recapacitar sobre si tus acciones están o no equivocadas tanto en el juego como en la vida real. Coda no quiere que sus juegos sean expuestos al público ¿estás haciendo bien jugándolos?

Mentiría si dijera que al final del juego no sientes una mezcolanza de sentimientos muy fuerte, una pequeña montaña rusa de emociones en la que ves como puede ser la cabeza de un creador y algunos de los problemas a los que se enfrenta. Una cosa muy parecida a la tuya pero más rara y bonita a la vez. Su duración superará los noventa minutos pero no estaría de más darle un par de vueltas a la partida con la diferencia de que si en The Stanley Parable podíamos elegir otros caminos desafiando al narrador y descubriendo nuevas partes del escenario, aquí lo que tendremos delante serán nuevas maneras de interpretar esta guía para principiantes como si fuéramos unos profesionales.

ay que bonito ay

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *