tales of the borderlands cabecera

Análisis – Tales From The Borderlands Episodio 1

Lo admito, tras acabar la genial primera temporada de The Walking Dead y el estupendo The Wolf Among Us quedé un poco sorprendido al anunciarse tanto el juego de Game of Thrones como Tales From the Borderlands. Más que sorprendido dubitativo ante la posibilidad de cansarme del sistema de juego, de las decisiones rápidas y un poco falsas y de la cantidad de Quick Time Events que rodean los juegos de Telltale cuando hay un poco de acción.

Por suerte 2K Games y Gearbox han tenido a bien colaborar con Telltale Games y me ha hecho recordar porqué esta nueva forma de ver las aventuras gráficas ha venido para quedarse: porque lo importante son las historias, la variedad y como contarlas. Y estos chicos son brillantes en lo que hacen.

Conociendo un poco el universo de Borderlands, toda la locura que gira en torno a sus habitantes, la leyenda de La Cámara, los Vault Hunters rondando el planeta Pandora buscando llaves para poder abrirla y hacerse con ese maravilloso supuesto tesoro que está encerrado en ella y psychos, muchos muchos psychos, parecía complicado ubicar a nuestros dos protagonistas. Fiona es una mujer que siempre ha viajado con su hermana desde pequeña aprendiendo los trucos de estafador de Felix, su “padre adoptivo” y Rhys es un trabajador de Hyperion, una de las malvadas compañías odiada por todo Pandora, que justo el día que va a ascender en su trabajo se encuentra con un terrible problema y lo degradan a conserje para limpiar retretes el resto de su vida.

Pero la historia no comienza directamente desde los origenes de uno de los protagonistas, Telltale juega muy bien sus cartas y vemos como Rhys es capturado por un tercer personaje, es entonces cuando comienza a contar su parte de la historia. Este elemento narrativo, genial a mi parecer, sucede de nuevo al introducir a Fiona o incluso en el desenlace final del episodio y dan lugar a momentos realmente divertidos cuando ambos personajes se pisan los diálogos para aclarar como algunas cosas no son tan dulces como quieren hacer pensar a su capturador.

tales from borderlands save your bullet

Pandora daba para mucho más de lo que pensábamos. Acompañados por su mejor amigo (Vaughn) y su hermana (Sasha), siendo unos apoyos necesarios y que refuerzan a los protagonistas, Rhys y Fiona avanzarán por caminos diferentes en la historia para luego hacer un Snatch: Cerdos y Diamantes a pequeña escala en la que todos empiezan a cruzarse aclarando algunas de las dudas que iban surgiendo. Nuevamente los desarrolladores lo hacen fantásticamente bien, la escena en la que coinciden todos los personajes es absurdamente brillante metiéndote de lleno en la historia y aumentando las ganas de saber como avanzará ese pequeño grupo de estafadores que en un juego de Borderlands no serían más que unos NPCs pero que gracias a Telltale cobran una nueva dimensión haciendo que nos preocupemos por qué será lo siguiente que les ocurra. Si a esto le sumamos algunas escenas al más puro estilo Ocean’s Eleven y unas secuencias de acción que, aún siguiendo los cánones de Telltale del QTE, son realmente entretenidas y emocionantes, la nueva aventura de Borderlands es mucho mejor de lo que se podía esperar en principio.

Por supuesto hay detalles y referencias que a cualquier fan de la saga no se le escaparán. Las presentaciones de los personajes vuelven con el nombre del mismo y una frase cachonda que le “define”, el ojo mecánico de Rhys analizará los objetos del escenario y nos dará descripciones también al más puro estilo Borderlands, ese humor a medio camino entre el humor negro y la locura más insana. Viejos enemigos aparecerán, un montón de psychos estarán en “Esa Gran Carrera de Carros Donde Todo El Mundo Muere”, la mejor escena de acción de todo el episodio y de la que os dejo en vídeo aquí abajo (si vais a jugarlo mejor no lo veáis, no hay mucho spoiler pero mejor vivirlo de primera mano), e incluso algún cazador de la cámara hará su aparición estelar. El espíritu de Gearbox Software está presente y abraza a Telltale como un buen hermano, nada malo podía salir de ahí. Bueno, quizás un par de apuntes.

El motor de Telltale racanea, y racanea bastante, a estas alturas después de muchos años sacando aventuras gráficas quizás es el momento de que el movimiento de los personajes comience a ser suave y no de la sensación de que existe frame skip en algunos momentos, también hay unos cuantos errores de clipping que no son graves en absoluto pero molestan. Y lo más importante de todo, a pesar de que la dirección artística de cada una de las sagas por episodios de Telltale Games es diferente, y se nota, hay ocasiones en las que los personajes se parecen demasiado los unos a los otros, Rhys si le quitas los ojos bicolor y el brazo mecánico podrías encontrártelo perfectamente interpretando un personaje en The Walking Dead o The Wolf Among Us. Estas quejas no empañan el resultado final pero si son problemas que llevan arrastrando desde el 2012 y que va siendo el momento de solucionarlos.

Tales From The Borderlands ha empezado con buen pie, con muy buen pie incluso. Recuerda lo importante que es la narrativa para Telltale y como cada uno de sus juegos a pesar de tener las mismas mecánicas con alguna pequeña novedad, son un mundo completamente diferente y son capaces de hacerte partícipe en las decisiones e involucrarte en la historia. Esa es la importancia de Telltale en el mundo de los videojuegos y concretamente de las aventuras gráficas, son cuentacuentos…y hacen su trabajo terriblemente bien.

Nota9

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *