inside cabecera

Análisis – Inside (PC, Xbox One, PS4)

Estoy dentro

Nunca fui un defensor de Limbo. El primer juego de Playdead fue un curioso plataformas/puzles en el que la estética primaba sobre todo lo demás. Era fácil, efectista con las sombras, la oscuridad de los gráficos y el tono pero no exigía ni aportaba nada al jugador, y en cambio fue un rotundo éxito de crítica. Por ello no esperaba nada de Inside más allá de un cambio de estética y poco más. Me alegra haberme equivocado completamente.

El Instituto del cine Danés financió, en parte, el último juego de la compañía y razones no le faltaban. Tratándose de un título en el que el protagonista es un niño, con desplazamiento lateral y que se basa en puzles y plataformas todos podíamos haber pensado que se trataba de una segunda parte Limbo pero más bonito. En Dinamarca vieron más allá, vieron como la estética, oscura y cargada de matices azules en su mayoría y de otros colores cuando deben ayudar a destacar planos sobre el escenario, se mezclaba con la narrativa ayudando a aumentar esa tensión durante la partida y “explicando” a través de otros elementos del escenario la historia mientras corremos para llegar al siguiente puzle. Inside es simple en su mecánica pero enormemente complejo en su concepto narrativo, es sencillamente una maravilla a ese nivel, un título que se puede disfrutar casi igual viéndolo que jugándolo incluso.

inside follow

Hablamos de simpleza porque nuestras acciones no serán numerosas, el chico del jersey rojo podrá saltar, escalar cuerdas y empujar objetos, realmente pocas más salvo algunas acciones contextualizadas, pero en cambio el salto de los puzles con respecto a Limbo, es inevitable compararlos, es brutal, Playdead ha aprendido en estos años y se nota. Gran parte de los puzles tienen sentido dentro de la narración como ocurre la primera vez que te colocas un casco de control mental e interactúas con otros personajes en diferentes planos, una nueva dimensión que se abre en el momento preciso y que no esperabas. Nunca serán demasiado complejos pero si llegan a dejar ese sabor de “¡lo hice!” que tanto nos recuerda a Portal cuando superábamos una habitación. A medida que vayamos avanzando algunas mecánicas se irán repitiendo pero por suerte nunca serán ni demasiado largas ni demasiado calcadas a las anteriores y muchas de ellas ayudarán a mantener la tensión de la aventura algo que no se pierde por un empleo inteligente de los checkpoints al no hacernos repetir largos tramos. Pero también es gracias a la variedad de escenarios que. sin ser exagerada y siempre compartiendo la misma estética, sabe exactamente cuando cambiar para no llegar a cansar.

Con una estética tan simple, aunque con una ambientación tan ridículamente bien lograda, se podría intuir que el juego puede ir vacío de expresividad y nada más lejos. El movimiento de los personajes es sencillamente perfecto, el lenguaje del cuerpo que utilizan, al carecer de rostros y voces (salvo murmullos en contadas ocasiones), recuerda a juegos como Assassin’s Creed o Uncharted. Nuestro protagonista se colará entre vigas de madera con naturalidad, cambiará el ritmo de su paso si la situación lo requiere y se adaptará al entorno. Puede sonar muy simple pero el hecho de se pueda escalar una caja en un entorno 2.5D desde varios ángulos diferentes sin recurrir a una animación totalmente contextualizada, vamos que no parezca un puto robot que tiene que ir al punto A para subirse porque si no no puede, es de esos detalles que el jugador no suele apreciar y que salva los papeles del aburrimiento. Inside está cargado de este tipo de cosas y es por ello que las cuatro horas que dura se pasan volando, porque da gusto verlo y no decae el interés ni un solo minuto.

Sea como sea jugadlo, robad la consola a vuestro amigo, atracad un Media Markt (ES BROMA), engañad a quien sea y estad el tiempo que necesitéis para disfrutar del nuevo juego de Playdead que, en lo que a mi respecta, está muy por encima de lo que hicieron con Limbo. Y cuando lo acabéis por favor volved y contadme vuestra montaña rusa de sentimientos y qué es lo que habéis visto.

Nota9

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *