pantalla de título, super crate box

Análisis – Super Crate Box (iOS)

Invertir las cosas, estoy muy a favor de dar la vuelta al asunto, de que cuando el jefe te esté echando una bronca sueltes la perla y des la vuelta al partido, de hacer un super combo y pasar de estar muerto a derrotar a tu rival en cualquier juego de lucha, de ser los malos como nos obligaba Dungeon Keeper, matar paladines, rajar enanos. No es que en Super Crate Box manejemos a las hordas de cubos enemigos que se nos vayan a venir encima, no estaría mal, pero si da la vuelta a la situación invirtiendo una mecánica a la que estamos acostumbrados en este tipo de arcade de acción.

Esta joyita que apareció hace poco más de dos semana en la app store, y que ya tenía tiempo en nuestros ordenadores, es el regreso del arcade más puro a nuestros aparatos de la manzanita: el arcade basado en puntos y en la auto-superación. Encarnando a uno de los personajes, desde un astronauta hasta un pequeño Wesley Snipes pasando incluso por Meat Boy, deberemos detener a los infinitos cuadrados ciegos de diversa índole que no paran de correr hacia adelante yendo irremediablemente hacia unos pozos de fuego o bien hacia el cañón del arma que empuñes. Una mecánica que ya conocemos la de coger el arma más basta y matar todo lo que podamos antes de que nos toquen y se acabe la partida, sin embargo desde Vlambeer han querido cambiar un poquito esto.

Teniendo dos veces la palabra caja en el título podemos intuir por donde pueden ir los tiros cuando al jugar la primera partida y ver que al matar enemigos no nos dan puntos pero que cada vez que recogemos una de las cajas sí sube el marcador.  Si aún no os habéis percatado, sí,  Super Crate Box va de recoger cajas, una labor valiosa y encomiable. Como en otros tantos juego tendremos que recoger el dichoso item de marras para aumentar de esta manera nuestra puntuación, sin embargo siendo este el objetivo principal hay otras dos mecánicas que vuelven a este juego interesante. La primera de ellas son los enemigos; de tres clases diferentes (normales, voladores y normales dopados con Titan)  correrán como pollo sin cabeza de un lado a otro y no podrán tocarnos porque si lo hacen la partida acabará ahí. La primera estrategia que pensé fue “si por matarlos no me van a dar puntos entonces no hace falta que los mate a todos”, error, si los bichos llegan al sumidero de fuego que hay en la parte de abajo volverán a aparecer de nuevo solo que con un color rojo furia, corriendo como si les fuera la vida en ello y por lo tanto teniendo menos tiempo para eliminarlos. Huir de los enemigos no es una opción en SCB, tienes que matar a todos los que puedas aunque no sumes puntos porque de otra manera estás firmando tu sentencia de muerte.

Es la versión de PC pero eh, ídolo.

“Pero, joder, esto sería también relativamente fácil y visto en más de un juego, eliges la mejor arma y te pones a matar enemigos mientras recoges cajas cuando veas la ocasión ¡Cuéntame otra!” Y así lo haré, la segunda mecánica en la que han girado la tuerca un poco más es el tema de las armas. Siempre he sido un jugador ahorrador, de estos que no disfrutan todas las armas del juego salvo que te lo exijan y se reserva toda la munición potente para cuando la necesitan, el clásico pistola y metralleta. Super Crate Box me ha cogido de la pechera y me ha dicho: “¡Qué te lo has creído!”, y es que cada vez que recojas una caja tu arma cambiará aleatoriamente obligándote a utilizar todas y cada una de las 13 que hay disponibles. Los demenciales holandeses de Vlambeer me han sacado de la cómoda cama hecha con mi armamento favorito y me han puesto contra la pared para obligarme a manejar todas las armas y sacarles el máximo partido posible para sobrevivir, y se lo agradezco porque está bien dejar elegir al jugador de vez en cuando pero en esta ocasión obligarle a usar todas sus pixeladas máquinas de matar va íntimamente relacionado con la jugabilidad.

Engancha bastante pero añadir un poquito de droga más tampoco viene mal, es por ello que empezaremos solo con un personaje, un escenario  y un arma disponible y poco a poco, completando distintas cuotas de cajas, se irán desbloqueando los otros dos escenarios, el resto de armas y hasta catorce personajes diferentes. No obstante también deberemos desbloquear diferentes modos en los tres niveles que añadirán un poco más de variedad al juego. En el modo normal los enemigos irán descendiendo con mesura, sin embargo al llegar a las 40 cajas recogidas en una misma partida desbloquearemos el modo SFMT en el cual el número de enemigos va creciendo a medida que aumentamos nuestra puntuación y por último al llegar a los 20 en el modo SFMT obtendremos el modo Ambush que como su propio nombre indica los enemigos nos tenderán emboscadas con lo que aparecerán donde les dé la real gana dejándonos vendidos en cualquier momento. Diversión no te va a faltar durante largas horas en Super Crate Box.

Sé que tenéis vuestras ansiosas y sudorosas manos en el iPhone dispuestas a gastar esos 79 céntimos, ese par de imágenes os dicen que este arcade retro os va a gustar mucho y en movimiento con el personaje dando volteretas para saltar yo os digo que os va a gustar muchísimo, y no lo habéis oído pero esa música chiptune también ayuda a seguir jugando partida tras partida aumentando vuestro nivel de dominio con las armas y castigando a esos pequeños cuadraditos verdes pero alto, no vayáis tan rápido. Vuestra superficie de juego es táctil, recordadlo siempre y no castiguéis vuestro aparato de Apple cuando un salto os salga mal o no hayáis pulsado suficiente el botón de disparo, esto ocurrirá y el control no es malo, realmente está bastante bien definido, simplemente es problema de los virtual d-pad. Lo que no es problema de los mandos virtuales son las zonas de impacto del personaje que en la primera versión fallaban bastante y con la última actualización siguen fallando pero está más corregido. No hay nada peor que te maten sin haberte rozado en un juego en el cual solo tienes una vida.

menuda partidaza

Partidaza

Otro pequeño fallo, que no sé si es fallo como tal, es que en ocasiones al aparecer los enemigos  atraviesan el primer piso (evidentemente fuera del modo Ambush) como si la cosa no fuera con ellos y caen directamente encima de tu personaje. También algunos enemigos cambian de dirección porque sí pero esto supongo que es también problema de la detección de impactos a la hora de abandonar una plataforma y pasar a otra.

Super Crate Box, en conjunto, es un gran juego y por 79 miserables céntimos es altamente recomendable si dispones de algún aparatito con iOS, si no pierdes la paciencia con el control y sabes perdonarle esos pequeños fallos que he comentado estás tardando en meterte en la App Store y adquirirlo.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *