shelter

Análisis – Shelter (PC, 2013)

Ser madre hoy (o antes de ayer)

Rara es la ocasión en la que me aproximo a un juego sin conocerlo en profundidad pero la premisa de Shelter era lo suficientemente original como acercarme a él sin importarme el género que tratara. Unos lo calificaban como survival y realmente es cierto, es el género que puede predominar en la idea de Might & Delight pero prefiero verlo desde el punto de vista de experiencia interactiva. Con lo que esto conlleva.

La temática del título del estudio sueco quiere agarrarte con la mano la patata y estrujarla poco a poco durante la escasa hora que durará tu partida si vas a buen ritmo ya que la protagonista es una madre tejón que deberé tratar de cuidar a sus cinco crías para que todas consigan salir adelante al estar totalmente indefensas y a merced de los peligros del bosque. ¿Quién podría resistirse a probar una cosa así?

Para llevar a cabo nuestro deber maternal dispondremos de unos controles muy básicos ya que solo tendremos un botón de acción, uno de sprint y otro para ir agazapados además de los de movimiento. Con el botón de acción podremos arrancar zanahorias y otras hortalizas, capturar pequeñas criaturas o emitir un sonido que nuestras crías repetirán como buenos hijos, lo único que necesitará nuestra prole será ser alimentados ya que solo se limitarán a seguirnos por el escenario y dependerá de nuestras decisiones su supervivencia.

Bajo una estética simple en la que los modelos de los escenarios parecen estar envueltos por un bonito papel de colores apagados, el diseño de niveles es igual de sencillo Lejos, muy lejos de tener algo que ver con un mundo abierto, el bosque por el que nos moveremos nos llevará por las diferentes estaciones del año e incluso un incendio de manera demasiado lineal. Pocas alternativas tendremos para salvar a nuestras pequeñas crías de las garras de un águila o de la terrible oscuridad más de las que el nivel nos propone, con un poco de atención conseguiremos eludir el peligro sin demasiada dificultad más allá de la IA de nuestros niños la cual muy de vez en cuando hará que se queden paradas caminando en el aire convirtiéndolas en hijostontos.

Es básico, es muy básico pero funciona. Gracias a los efectos de sonido que nos meten dentro del propio bosque y una música que realiza su cometido a la perfección añadiendo tensión cuando la ocasión lo merece, la primera vez que oiremos a una cría ser devorada en la noche con un grito ahogado se nos encogerá un poco el corazón. Sin querer nos habremos metido completamente en la piel de la madre sufriendo más de lo que pensábamos, íbamos a por un alegre pero peligroso paseo por el bosque hasta que el mazazo de la pérdida te alcanza.

Sin embargo tiene demasiadas carencias por eso prefiero catalogarlo más como experiencia interactiva que como juego ya que es demasiado sencillo pero logra su misión. Es fácil imaginar una segunda parte, que está a la vuelta de la esquina, con un mundo abierto, mayor variedad de acciones y situaciones y así convertir un título de una hora de duración en algo que dé un paso hacia adelante en el género survival y a la vez nos haga preocuparnos por la vida de nuestros hijos. Shelter 2 debería ser más juego que la primera parte.

Shelter es una grata experiencia pero da la sensación todo el tiempo de que podía aspirar a algo más. Pero funciona maldita sea.

Nota 7: Es un buen juego, pero no consigue ser todo lo que debería haber sido. Como Urkel,y sale los viernes por la noche...como Urkel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *