cabecera

Análisis – Grow Home (PC)

Entre Cortocircuito y Wall-E

Mundo abierto, plataformas, exploración, un robot llamado B.U.D y un super ordenador llamado M.O.M que te va dejando mensajes durante todo el viaje como si de una verdadera madre se tratara. Ubisoft ¿Por qué no haces todo tan bien?

Últimamente la compañía francesa ha estado en el punto de mira de todas la publicaciones, los bugs y el downgrade en Assassin’s Creed Unity fue suficiente para decepcionar a muchos, y ya cansados, jugadores, Far Cry 4 es muy divertido pero no deja de ser un Far Cry 3 y The Crew no ha funcionado como esperaban. Es difícil asumir que tus triples A no funcionan tan bien como quieres, a pesar de vender cientos de miles de copias, pero si algo hay que reconocerles y me ha pillado muy de sorpresa es como aleja a los asesinos, los rifles y los coches para mandarnos a la otra punta de la galaxia en forma de pequeño robot de la mano de Reflections.

grow home 1B.U.D (Botanical Utility Droid) es el protagonista de esta corta historia, se puede completar en 3-4 horas (ocho si hacemos objetivos secundarios) sin demasiado esfuerzo, en la que deberemos conseguir la semilla de una planta alienígena para salvar a nuestro planeta natal. Por lo tanto nuestro deber obrero es hacer que esa monstruosa planta florezca y para ello deberemos alimentarla con las enormes rocas flotantes del planeta que tengan depósitos de mocos verdes. Al llegar a los dos mil metros florecerá, recogeremos la semilla y nuestra misión habrá terminado.

Lo primero que nos daremos cuenta al tomar el control del simpático y cuadriculado robot es que camina y se mueve raro. Rápidamente nos vendrán a la cabeza títulos como Octodad o el más reciente I am Bread, las físicas son de estas locas que gustan tanto a la gente (animación procedimental lo llaman) y tardaremos unos minutos en encontrar el punto al movimiento pero sin causarnos ningún problema. Una vez nos acostumbremos disfrutaremos aún más del colorido mundo que rodea a B.U.D, llamativas tonalidades de verde, marrón para las rocas y el rojo de nuestro robot se fundirán con el azul del agua permitiéndonos disfrutar de hermosos paisajes, los gráficos son simples sí pero el efecto es genial como ya sucediera en Proteus.

Y recuerda más a Proteus de lo que puede parecer en un principio. El juego minimalista de Twisted Tree era en una bella experiencia de exploración con tiempo limitado, Grow Home, sin unas expectativas tan altas como aunar movimiento y sonido ambiental para crear la música,  en cambio intentará abrazar un poco al jugador que se negó en redondo a simplemente caminar por el campo dándole un objetivo muy sencillo pero que obliga a jugar. El gol por la escuadra, estimado jugador sin amor por Proteus, te lo marcan cuando te descubres quieto en una roca admirando el increíble escenario que tú mismo has creado.

caida grow homeSi bien es cierto que habrá zonas grandes que explorar ya predefinidas, era necesaria una guía hacia la nave para que todo esto funcionara, más de la mitad del vertical escenario lo iremos creando nosotros. Mientras escalamos con una dinámica de soltar/agarrar que es más divertida de lo que puede parecer, e intentamos no caer al vacío (tampoco es muy grave si activas los teletransportadores) con diversos elementos que iremos recogiendo en nuestra andanza, nos encontraremos con las flores/vides de la planta. Al pulsar el botón X sobre el capullo las cabalgaremos dirigiéndolas hacia donde queramos y hasta que se agoten, es posible que no lleguemos a nuestro objetivo con una sola vid pero de ella nacerán otros brotes que nos permitirán ir enlazando el escenario como más nos guste ya sea con escrupuloso orden o con el más bonito y absoluto caos. Otros elementos del escenario también nos permitirán movernos más rápidamente a través de ellos como las hojas, cuando no te la juegan y se desprenden, las setas que te permiten saltar más alto o mis favoritas: unas plantas de tallo alto que actúan como catapultas y pueden matarte si te estrellan contra algo sólido.

Mientras hacemos que nuestra pequeña plantita vaya creciendo dos kilómetros iremos encontrando cristales por el escenario con los que podremos obtener mejoras que nos ayudarán con la exploración. La primera habilidad será el imprescindible salto, después recolectando unos pocos más obtendremos un jetpack para manejarnos mejor entre los abismos que hay entre roca y roca y una muy útil para buscar cristales será el zoom out. Alejando la vista además de tener unos paisajes preciosos también será más fácil localizar nuevos coleccionables o visualizar nuestro siguiente depósito de combustible. Los cristales, cien en total, además de emitir una potente luz que llamará nuestra atención podemos oír los destellos que producen cada vez que estemos cerca facilitando su localización, algo que se agradece y que demuestra cómo han pensado en todo en Reflections para que su título sea una experiencia satisfactoria hasta buscando una aguja en un pajar.

Esto es Grow Home, una buena idea realizada en Unity para que nos asombremos con la versatilidad del framework pero sobre todo una manera tranquila y necesaria de jugar en estos tiempos de rifles y tetas. Porque disparar como un loco está bien y es divertido pero escalar una planta gigante también puede tener su punto.

ay que bonito ay

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *