Retro-Replay: Challenger – NES

famicom fan

Año 1985, Hudson Soft estaba naciendo como desarrolladora para luego convertirse casi tres décadas después en parte de Konami, que gracias a dios le permitió conservar su nombre. Su primer pepinazo fue Lode Runner (1983) que vendió 1.2 millones y eso es un éxito aquí y en Japón; sobre todo en Japón.

Pero porque irnos a algo que fue un bombazo a nivel mundial, bajemos un nivel, quedémonos en Japón y descubramos este curioso Challenger – Realtime Action Adventure.

así te lo pone eh

En principio iba a tratarse de un port/adaptación a Famicom del éxitoso Stop the Express de ZX Spectrum pero afortunadamente se dieron cuenta que dos años después y con el avance tremendo que empezaba a adivinarse en el mundillo esto no iba a llegar muy lejos.

Hudson se puso manos a la obra y comenzó a realizar este peculiar juego de acción. Peculiar porque es un juego compuesto por cuatro escenas, como cualquier buena película barata de acción debe tener: Introducción, hostias, nudo y desenlace.

La primera de las escenas nos colocará en la parte superior de un tren y deberemos aniquilar a pájaros rosas y hombres barbudos que vienen a detenernos para que no salvemos a la princesa Leia, porque estará pixelada y se llamará María, pero yo sé lo que hay ahí, de las garras de un señor negrón que responde al nombre de, según leo en Wikipedia, DON WALDORADO, y es el líder de una organización secreta llamada Palizada Sangrienta (Bloody Whacker, whacker no existe en inglés). Hilarante. Esta parte del juego se desarrolla con scroll horizontal y será bastante sencilla aunque también dependerá del nivel de dificultad que elijamos en la pantalla de título encontrarnos con sorpresas más complicadas durante nuestra estancia en el tren.

 

Entonces llegaremos a la segunda escena donde dejamos de lado el scroll horizontal para ponernos en un mapeado de perspectiva semi-cenital, bastante grande para la época, en el cual solo podremos movernos en cuatro direcciones. Nuestro objetivo esta vez será, en primer lugar sobrevivir a los enemigos diferentes de cada zona (aquí es donde habrá más hostias) del mapeado, desde curiosos conejitos raros hasta plantas carnívoras y fantasmas que solo se pueden destruir mediante un power up que aumenta nuestro poder destructivo y es obligatorio para entrar en la tercera escena. Lo segundo que deberemos vencer en este nivel será el tiempo ya que solo dispondremos de 99 segundos para avanzar a…la escena 3.

La escena 3 es bien rara y bien corta, un coitus interruptus múltiple de la segunda. Resulta que para llegar a la pantalla final del juego deberemos ir introduciéndonos en cuevas guardadas por esqueletos (lo habéis adivinado, solo se les puede atacar con el power up del arma) en las cuales deberemos buscar los tres ítems necesarios para acceder a la pirámide final. Consiste simplemente en unos chorros de agua a través de los cuales deberemos pasar haciendo platforming (marca registrada) y que se complicará, y de qué manera, según el nivel de dificultad en el que estemos. Una vez consigamos el objeto y volvamos al exterior nuestro reloj volverá a marcar 99 segundos, algo muy necesario para explorar el mapa. Conseguir la llave, el anillo y la corona será el nudo de esta maravillosa historia.

Y llegamos a la escena final, un desenlace que acaba en un minuto si eres avispado pero que tiene mi respeto al incluir una cárcel para la princesa con forma de T-Rex. Nada de ir subiendo niveles en la pirámide, un plano estático en horizontal de plataformeo al más puro estilo retro japonés terminará esta intrépida historia de rescate. Lo que nos quedará es volver a pasárnoslo pero esta vez aumentando un poco más el nivel de dificultad.

deselance challenger

Challenger es una de esas “exclusividades” japonesas, o al menos no tengo constancia de que saliera de allí, que se quedaron en Famicom y que experimentaban con los videojuegos en su edad más temprana. No es una joya, no es largo (si eres bueno 30 minutos) y no marcó un antes y un después en Hudson Soft, pero es una idea curiosa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *