cortesía de EDge

Rápido Vistazo – Monsters Ate My Condo

 

[Adult Swim] nos devolvió a muchos a la verdadera realidad de la vida: Los dibujos no son solo para niños. No me refiero al hecho de que puedas ver Adventure Time (¡GLORIA!) y disfrutar un millón de veces más que tu sobrino de seis años que tienes al lado y no se entera de la mitad, me refiero a series como American Dad, Robot Chicken o la realmente conocida Padre de Familia. Pues bien [Adult Swim] no solo se dedica a hacernos felices con sus series sino que también hacen juegos de toma pan y moja, muy simples, aparentemente sencillos y lo más importante terriblemente divertidos.

Monster Ate My Condo toma un poquito de Jenga, monstruos y los típicos juegos de puzles en los que tienes que hacer coincidir diferentes colores para eliminarlos y así sigan cayendo más fichas más rápido y mortal que antes. Y lo hace muy bien.

Nada más iniciar el juego, como en casi todos los juegos de [Adult Swim], habrá que cerrar muy  rápido los ojos para que no te dé un ataque de epilepsia ante tantos arcoíris y lucecitas que despliega la pantalla. Una vez nos recuperemos de esa flash-bang de color que acabamos de presenciar, y que parodia a los programas de variedades japoneses, podremos elegir entre el típico modo infinito en el que divertirnos hasta que no podamos más o bien ir a un modo ataque por puntos que si no lo sabéis -hola, querido hombre/mujer ermitaña- se trata de conseguir el mayor número de puntos posibles en un tiempo determinado.
En la primera partida se nos explicará lo básico y no necesitaremos mucho más para seguir jugando. Es sencillo pero a la vez tiene algo de profundidad para dominarlo si nuestro objetivo es mantener el multiplicador de puntos alto y queremos partir el marcador con gritones de números. Tendremos que reunir al menos tres bloques de colores para poder eliminarlos y de esa manera se irán transformando en jugosos bloques que nos otorgarán aún más puntos. Estos bloques son bronce, plata y oro y cada uno se componen de tres de nivel bajo (tres o más de colores harían uno de bronce, tres de bronce uno de plata ¿Lo pilláis no?) ¿Y dónde coño están los monstruos? A eso vamos.

La parte Jenga del juego viene a la hora de retirar bloques para poder realizar combinaciones, deberemos desplazar con el dedo rápidamente, para que no se caiga la torre, los condos que no queremos, e irán a parar a los absurdos monstruos de colores que tendrán su propio medidor de vida y a los que deberemos alimentar con fichas de su mismo color para que se pongan contentos y una vez realicemos un combo de su color salgan volando y venga otro monstruo a hacernos ganar más y más puntos.

La mecánica termina de completarse gracias a ciertos condos/bloques especiales que son imposibles de borrar, que parpadean de color o que directamente explotan comprometiendo la estructura de tu torre, los efectos que producen al dárselos a los monstruos laterales será algo que tenéis que descubrir vosotros mismos, tampoco es plan de que os rompa la ilusión, a todos nos gustan las sorpresas.

Monsters Ate My Condo es una grata sorpresa y un juego perfecto para pequeños espacios de tiempo de esos que tanto molestan entre metro y metro, o metro cercanías, o del baño a la ducha o incluso de piso a piso de vuestra mansión si tenéis la suerte de ser unos malditos adinerados. Buen puzle para iOS a un precio ridículo (0,79€).

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *