Touch my Katamari, el origen del Rey del Cosmos

¡Suave y encantador! ¡Amable y dadivoso!
¡Con el ardiente alma de un guerrero-poeta!
Y un corazón que florece firmemente con el romance,
palpitando lejos en su torso varonil.

¡El Rey del Cosmos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *