Music Sunday – ToeJam & Earl: Panic in Funkotron (Mega Drive)

toejam & earl

Me gustaría horrores celebrar el aniversario de esta sección de dudoso éxito haciendo una pequeña recopilación de los mejores temitas que han sonado por aquí, pero como el tiempo es un maní y no dispongo de demasiado hoy me veo obligado a tirar de la nostalgia y volver a mi querida Mega Drive y a este funky ToeJam & Earl: Panic in Funkotron.

Jamás en la historia de los videojuegos han existido dos personajes tan funkys y es que el año 1993 tenía lo mejor de la década: un montón de caspa, extraterrestres y la capacidad de sacar cualquier tipo de música en un videojuego y que no fuera horrible.

ToeJam & Earl fueron creados  en 1991 y su estilo de juego ha sido bastante diferentes en las tres entregas que componen la saga. Mientras en la primera era un dungeon-crawler con mapas generados aleatoriamente en los cuales deberíamos buscar las piezas de la nave caído, en el juego que nos ocupa, Panic in Funkotron, Johnson Voorsanger Productions (sí, así se llamaba su desarrolladora que luego cambió el nombre a ToeJam & Earl Productions y que ahora está muerta) cambia de tercio y se dedica al plataformeo con un diseño particular de niveles y la posibilidad de jugar en cooperativo lo cual siempre sumaba puntos en esa época y cualquiera venidera.

Aparte de su propio estilo gráfico tan de dibujos animados americanos de los noventa y que esas voces digitalizadas se encargaban de acentuar, la música era particularmente acertada al despliegue visual que teníamos delante. Si bien un buen montón de los temas dan la sensación de ser bastante similares, algunos, como el theme principal del juego, son de los que te puedes quedar tarareando un buen rato.

La palabra clave en este caso es Funk. El nombre de Funkotron no está en el título de casualidad y los sintentizadores utilizados en toda la banda sonora te van a recordar a dos cosas: la entradilla de Seinfeld y el disco de jazz-funk que Herbie Hancock tiene en su haber acompañado de The Headhunters. Y por supuesto eso no tiene absolutamente nada de malo. Lewanda’s Love o Mellow Groove ya destacan por sus nombres pero el sintetizador que actúa de bajo durante las canciones marca el ritmo funk perfectamente, quizás encaje con el estilo gráfico del juego y un poco menos con la jugabilidad pero en aquellos años no dábamos tanta importancia a la síntesis jugabilidad/música y sí a que nos quedáramos con la canción en nuestra memoria para siempre. Si no os habéis dado cuenta podéis intentar tararear más de dos piezas de la banda sonora de casi cualquier videojuego actual (y con esto me refiero del 2000 en adelante) que no podréis.

Os dejo la lista llena de tracks que golpearán vuestro cerebro al ritmo de ToeJam & Earl y también con la elección personal, Boomin’ Bump.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *