Takenobu Mitsuyoshi daytona

Music Sunday – Takenobu Mitsuyoshi

Sega vendría a ser esa persona que juega en puestos de ascenso de tu liga pero con la que tienes posibilidades: no es tan atractiva/o como para subir de división ni tan poco interesante como para dejarla de lado, Sega sería la novia perfecta con sus perfectos defectos. Y no serían pocos defectos, pero desde luego la música no sería uno de ellos y Takenobu Mitsuyoshi es uno de esos compositores que se encargan de recordarnos lo que fueron esos buenos tiempos de una compañía que todavía no había comenzado a prostituir a su mascota.

Takenobu Mitsuyoshi nació el 12 de diciembre de 1967 en Japón…pero ¿A quién le importan estos detalles sobre su vida? Hemos venido aquí a saber en qué juegos ha trabajado y a contagiarnos un poco con ese espíritu de vitalidad con los que Sega infecta a todos sus títulos.

En sus inicios trabajó bajo el pseudónimo de R360 con sus primeros títulos como G-Loc Air Battle, en la cual participo tanto en la música como en los arreglos de la impresionante versión arcade que tenía como Deluxe Cabinet una máquina que se movía según dirigías el avión. Más tarde ese modelo dio un paso adelante y se convirtió en una impresionante cabinet en la que podías dar giros de 360 grados combinando videojuegos y atracción de feria. Efectivamente, el nombre de estos modelos era R360, el origen del pseudónimo de Takenobu que no tardó demasiado en olvidar.

Por sus manos han pasado sagas tan importantes como Virtua Racing, Virtua Fighter o Sega Rally Championship. En todas sus composiciones se puede notar su carácter alegre y las ganas clásicas japonesas que ponen los cantantes de openings de anime. No obstante esta energía está completamente justificada, los temas que realiza Takenobu tienen un ritmo trepidante sabiendo casar guitarreo eléctrico bien metido con las clásicas melodías de videojuego made in Sega, como ejemplo tenemos Conditioned Reflex. Brutal el cambio tras minuto y medio.

Con Daytona USA hizo uno de sus trabajos más emblemáticos. Let’s Go Away ha sido versionado por él mismo y los grupos en los que ha participado (la versión original estaba realizada por B-univ, un grupo formado por Takenobu Mitsuyoshi y Koichi Namiki, uno de los compositores de la increíble OST que tiene Super Hang-On) una buena cantidad de veces. La última vez que lo escuché resulto ser una versión realizada con H., la sucesora espiritual de lo que en su día fue la S.S.T. Band (Sega Sound Team/Super Sonic Team) quienes se encargaban de realizar versiones rock de juegos clásicos de Sega.

Es lógico pensar porqué sus trabajos transmiten tanta energía, la mayoría de juegos en los que participa son de carácter deportivo/carreras. Otro ejemplo: colaboró  en Victory Goal’96 y 97 de Saturn y nos dejaba de regalito una canción con letra, japonesa por supuesto, que bien podría haber estado en cualquier anime como antes mencionamos.

El cambio con Shenmue

Yu Suzuki fue una de las personas más importantes de la compañía, el Miyamoto de Sega podría decirse. Hace poco ha dado que hablar al decir que andaba mirando Kickstarter por si algún día suena la flauta y le da por hacer la tercera parte de Shenmue, pero para eso pueden quedar perfectamente otros quince años. No obstante las anteriores dos entregas contaron con la mano del protagonista (y de otros miembros de AM2) en este Music Sunday y su cambio de registro es total.

Abandona su impresionante energía, sus teclados y sus guitarras para centrarse en la historia cargada de emoción y melancolía de este maravilloso juego de Dreamcast. Adoptando un estilo muy japonés, la primera parte transcurría en Japón recordemos, y utilizando instrumentos que no estamos acostumbrados a escuchar en sus composiciones salen piezas como Christmas on Dobuita St. o Nozomi, algo precioso y que si escuchas dirías que es más propio de Nobuo Uematsu (Final Fantasy) que de Takenobu, algo que ocurre muy a menudo durante la banda sonora.

Pero también hay espacio para la épica y el ritmo durante los juegos. A New Departure es un inicio perfecto a la aventura que es Shenmue, Encounter With Destiny está cargadísima de tensión con una brillante sección de cuerda madera perfecta en este tipo de ocasiones.

En la segunda entrega de la saga, y por ahora última, el protagonista viaja a Hong Kong algo que se nota desde los primeros compases de su banda sonora sin dejar de lado el estilo marcado por el primer Shenmue. Rooftop Fight suena a chino, a tema chino tocado por japoneses, y por raro que parezca no queda nada mal, Rocky Area sigue manteniendo esa atmosfera que tan bien sabe crear AM2 y definitivamente Guilin Forest V no quiere que nos olvidemos que los feelings están ahí.

Según VGMdb la obra videojueguil de Takenobu acaba prácticamente allí, es cierto que colaborado en otros juegos como la segunda entrega de Space Channel 5, Bayonetta o aquel lamentable Sonic The Hedgehog (2006) pero su estela finaliza ahí. Sigue activo pero lo hace como miembro de algunas bandas, H. y S.S.T. Band, o realizando arreglos y tocando para muchos de los albums sobre música de videojuegos que salen anualmente en Japón.

Su historia no es excesivamente larga pero creo que queda bastante claro que fue uno de los hombres de Sega en su época dorada y esto ya es más que suficiente para tenerle en consideración.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *