Music Sunday – Black & White

black & White

Molyneux no siempre ha sido una locomotora desquiciada de hype muy dispuesta a descarrilar y explotar en llamas, bueno en realidad sí pero antes no iba a tantísima velocidad como lo empezó a hacerlo a partir del primer Fable.

En 2001 un juego de Molyneux era un juego hypeado sí, pero con razones. Es posible que Black & White no cumpliera todas las promesas que hizo Peter pero dejó satisfechos a todos los seguidores de los god games. Un juego cuidado al detalle y cuya música también debería tener un hueco en Music Sunday.

Si en el anterior juego de Molyneux, Dungeon Keeper, nos permitían ser los malos y decapitar paladines mientras invocábamos a duendes para ampliar nuestra mazmorra, en esta ocasión y con su nueva compañía, tendríamos la libertad de elegir si nuestros creyentes tendrían un dios bondadoso o despiadado y nuestras acciones se verían reflejadas en el comportamiento de nuestro mesias: un animal que iría aprendiendo gracias a su inteligencia artificial de nosotros. Lo había vuelto a conseguir. Éxito de crítica, éxito de ventas y quizás también un poco sobrevalorado.

Russell Shaw es el hombre detrás de la banda sonora de Black & White pero deberíais quedaros con el nombre porque también trabajó en Syndicate, Dungeon Keeper, la saga Fable o el mítico Theme Park. Podría decirse que el británico seguía a Molyneux en todas sus aventuras. Y no lo hacía nada mal.

Si algo necesitaba el juego era una ambientación que tocará la naturaleza tribal de nuestros creyentes, lo sobrenatural de tener una vaca gigante haciendo milagros por el pueblo y un poco de guasa de esa que calza cada uno de los juegos del Rey del Hype (acordaros de la gran broma que fue Curiosity). No tuvo ningún problema en representar a la perfección todos y cada uno de los aspectos, desde un intro theme en el que parecía que tenías problemas de rendimiento con el ordenador y aun así se convertía en algo bastante épico hasta la Sailor’s Song que seguro que si habéis probado el título no tardaréis en recordarla.

Por supuesto el argumento que se iba hilando a medida que avanzábamos de isla en isla también necesitaba una carga musical decente. Nuestro enemigo, Némesis, tenía un track con su nombre que funcionaba como su entrada en el juego y lo representaba de manera magnífica. De la misma manera existían tres melodías diferentes que se iban alternando según nos comportáramos con nuestra gente. Misteriosas, fácilmente identificables y muy relajantes, sería lo que más escucharíamos durante nuestras sesiones de juego.

Pero hay que quedarse con una y en esta ocasión creo que una de las más representativas del juego es esta Creature Big Fight. No se romperían la cabeza pensando el nombre pero esos ritmos tribales iban tan de la mano con una batalla entre criaturas divinas que se hace irresistible. La lista completa en este link, disfrutadla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *