Music Sunday – Bastion

bastion music

El año pasado (2011) la consola de Microsoft nos dio grandes títulos descargables. Algunos fueron realmente épicos y marcaron un antes y un después en la vida de sus desarrolladores, como fue Super Meat Boy, y otros tenían un gran hype detrás que consiguió saciar a unos y a otros no nos terminó de convencer, como Bastion.

Lo que tienen en común estos dos títulos es su banda sonora, una por parte de Danny Baranowsky  y la otra, en la que nos centraremos hoy, de la mano de Darren Korb; ambas son brutalmente buenas.

En el juego manejaríamos a The Kid, un chico que se despierta en medio de una catástrofe que ha roto la ciudad de Caelondia y que mediante una serie de sucesos nosotros seremos los responsables de resolver todo este embrollo. Con una perspectiva isométrica, unos gráficos bidimensionales bastante bien animados y dibujados a mano, y bajo el género de la aventura de acción con tintes de RPG, la baza que jugaba Bastion era su narrador dinámico que nos iba contando las acciones de nuestro protagonista a la vez que iba creando el mundo por el que caminábamos. Lamentablemente, a pesar de que la voz hacia a la perfección su papel creando una atmósfera especial, el narrador no era tan dinámico como parecía y el juego, pese a tener una cantidad bastante amplia de armas y mejoras, no terminaba de enganchar lo suficiente haciéndose repetitivo, a mi parecer, hacia la mitad del juego.

Una buena voz necesita una buena música de fondo. Dicho y hecho. Darren Korb, director de sonido de Supergiant Games, compositor y amante del rock, tenía la difícil tarea de poner un hilo conductor a toda esta problemática y lejos de mantener unas melodías épicas con violines, trompetas y coros que anuncian un auténtico infierno, agarró su guitarra y realizó composiciones que, con diversos toques étnicos, Terminal March es una muestra clarísima, arañan nuestros oídos de manera  realmente agradable. Sabía que el narrador debía ir acompañado de una música que le ayudara pero que no lo eclipsara, quizás esos pequeños toques de relajación agitada que se da en Twisted Stress sea un claro ejemplo de cómo banda sonora y voz iban de la mano.

Mientras las composiciones más paradas suelen darse en las cutscenes del juego o esos momentos en los que atravesamos el escenario mientras nos cuentan parte de la historia, también había lugares en los que la acción necesitaba ser protagonista y era obligatorio añadir tensión. Mine, Windbag, Mine es la perfecta ilustración de dichas escenas y Spike In A Rail es tu canción si además le quieres añadir un toque de armónica a lo Old West.

Es difícil quedarse con una sola canción cuando cada uno de los 22 tracks que componen la música del juego tiene tantísima personalidad, pero si tuviera que elegir uno es posible que Pale Watchers me cayera mejor que el resto por la tranquilidad y misterio que transmite. Os dejo con él y con este precioso link a la lista en YouTube para que la disfrutéis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *