nintendo-switch-nx

Nintendo NX es Nintendo Switch

¿Pero es que nadie piensa en los niños?

Nintendo está demasiado ocupada en ser ‘guay’ para pensar en ellos y demuestra que el público en el que piensa no se centra totalmente en ellos. Y eso es bueno.

Ni una criaturita en casi cuatro minutos de presentación de la nueva Nintendo Switch (Coming March 2017) en los que se ven grupos de amigos que juegan a un presumible nuevo Mario Kart en el coche gracias a la pantalla y los dos mandos que se pueden acoplar y separar de ella. Su mayor virtud es la portabilidad de la consola y la posibilidad de enchufarla en casa de un amigo a una televisión más grande, por el tema de no quedaros ciego, pero también poder jugar a Skyrim mientras cagas.

Colegas que juegan al baloncesto pero que luego también quieren seguir jugando con sus alter ego virtuales (NBA 2K) en la Nintendo Switch, amigas que viven en terrazas que no paran la partida al ‘nuevo Mario‘ porque pueden llevárselo de paseo hasta llegar al punto de reunión y un Zelda Breath of Fire que tiene bajadas de frames tontas en la nueva consola.

Todo esto es mentira, es lo bonito, lo que todas las consolas nos venden al principio y que la experiencia ya nos hace saber de sobra que no es verdad aunque haya partes que si se puedan cumplir. El concepto de tablet portátil con mandos y que te da la opción de enchufar a la televisión no es algo nuevo pero si algo que necesitaba consolidarse y para ello Nintendo ha tenido ojo.

Opción de multijugador con una portátil, comodidad y facilidad para trasladarla de un lugar a otro se enfrentan con preguntas realmente duras como pueden ser la duración de la batería, la comodidad del mando, el peso de la consola y sobre todo si ese procesador Tegra de Nvidia será suficiente para que no abandonen todas las Third Parties  (la imagen de prensa es muy bonita con esa From Software en ella entre muchas otras) el barco como ocurrió con Wii U.

Nos gusta Nintendo, hemos aprendido a amarla pero nos da miedo. Y a pesar de todo creemos en ella.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *