The LAst of us

Análisis – The Last of Us

Naughty Dog, menudos cracks ¿no? Ha llovido mucho desde que se hicieran famosos en PSOne con sus Crash Bandicot y luego se animaran a hacerlo bien en PS2 y PS3 con la saga Jak pero no fue hasta que empezaron con Uncharted a petarlo seriamente con todos los fans de las aventuras de acción tanto en videojuego como en película. Con las aventuras de Nathan Drake Naugthy Dog dio un paso de gigante como compañía y como first party de Sony y por lo tanto vinieron los jugosos dineros con los que ideas como The Last of Us son más sencillas de realizar.

Infectados, apocalipsis, drama y una buena dosis de sigilo es lo que nos promete la última obra de esta compañía, una de las últimas joyas de Playstation 3 que como tal, tenía que dejar el pabellón bien alto.

No es la primera vez ni la última que los humanos la tramamos gordísima amenazando nuestra propia existencia. Lo hemos vuelto a lograr, un monito ha tirado algo en un laboratorio y todo el planeta empieza a infectarse con una horrible enfermedad que nos vuelve extremadamente violentos y hace que nos crezcan setas en la cabeza. Joel es un padre soltero que se ve envuelto en todo este jaleo “zombi”, por eso coje el coche, pisa el acelerador y no mira atrás, salvar a su hija es lo más importante en ese momento, es un padrazo. Después de una cortinilla de “20 años después” comienza el grueso de la historia y aparece Ellie, la co-protagonista del juego y también la primera persona conocida que es inmune a la pandemia siendo posiblemente una de las últimas esperanzas de la humanidad.

Naughty Dog se aleja de la propuesta que realizarían la mayor parte de las desarrolladoras en esta recta final de generación, lo que sería transformarlo en un FPS/TPS y hacernos matar hasta el último infectado, y lo convierte en un estupendo juego de supervivencia, acción, sigilo y sádica pero necesaria exploración.

You’re so bored you could die

No diría que es el grueso del juego pero si una parte demasiado grande como para obviarla. Como en cualquier trabajo de Naughty Dog, de hecho cualquier juego actual, las cinemáticas y conversaciones intercaladas entre las partes de acción del título narrarán la historia y nos mantendrán pegados a la pantalla gozando con los preciosos paisajes y las detalladas e importantes expresiones faciales de los personajes a las que el estudio nos tiene acostumbrados. Todo eso está más que bien, ninguna queja al respecto, el problema viene en la parte de exploración del juego.

Al entrar un poco en el género de los survival, The Last of Us “obliga” al jugador a explorar. Si bien es cierto que parte de las conversaciones que mantenemos mientras paseamos por todos los recovecos de la zona amenizan la búsqueda, la cantidad de tiempo que necesitamos para la localización de material y armas es bien loco. Hay zonas en las que puedes estar 20 minutos dando vueltas por habitaciones y edificios para encontrar un pequeño trozo de tela y así poder curarte o morir irremediablemente en la siguiente zona de enemigos (tras unos intentos el juego te devuelve un porcentaje de vida pero no es mi rollo). Es cierto que no te ponen una pistola en la cabeza para convertirte en un hoarder pero la escasa munición y material hacen inevitable su búsqueda y no puedo evitar pensar que el juego hubiera durado tres  o cuatro horas menos sin estas zonas aburridas.

No todo es malo, hay zonas que empiezan así y sin esperarlo se convierten en fases de acción o sigilo cambiando rápidamente el ritmo del juego, algo que me encanta pero salvo que te toque salir por patas y no mirar atrás, acabaremos examinando todo el escenario para sobrevivir a la siguiente parte. Solo se retrasa el tedio.

Manhunt Vs. Uncharted

punchin-tlou

El juego de Rockstar viene al pelo para explicar la dinámica de sigilo que TLOU se trae entre manos. Por supuesto no asesináremos con tantísima variedad con la que matábamos en Manhunt pero sera muy importante intenta acabar con el máximo número de enemigos posibles de forma sigilosa por si se tuerce la situación. El cuerpo a cuerpo, el arco y las muy socorridas cuchillas que fabricaremos con los materiales que iremos recolectando serán nuestras armas para matar en silencio algo que es casi imprescindible si se tratan de infectados ya que los chasqueadores a pesar de ser ciegos son mortales, un mordisquito muy gore y vuelta al punto de control. Los demás enemigos, corredores y gordos por parte de los infectados y militares y cazadores por la parte humana, no “matan de un toque” pero será mejor acabar con ellos sin dar aviso o la cosa puede ponerse seria por su elevado número.

Una de las habilidades básicas de nuestros protagonistas es una especie de sonar con el cual detectamos a los enemigos hasta cierto punto. Esta habilidad mejorable se vuelve completamente imprescindible no solo cuando queremos atacar de manera silenciosa sino también cuando hemos cruzado la línea y estamos en mitad de un combate. Posicionar a los enemigos y conocer nuestro entorno, tareas que cada vez iremos haciendo más y más rápido según avanzamos en el juego (¡aprendemos con los protagonistas!), se convertirán en nuestra mejor arma.

Cuando llega la hora de los tiros el juego se vuelve realmente Uncharted, no es mi shooter favorito pero se defiende bastante bien y la escasa munición te incita a buscar buenas posiciones e incluso flanquear al enemigo. En Uncharted en cambio casi siempre te daba igual, tu vida era bastante abundante y la munición no digamos, no comparto la opinión de que los juegos de tiritos deban jugarse a lo loco y TLOU debes jugar bien por temor a gastar un cartucho de escopeta que te puede salvar la vida delante de un chasqueador. Headshots, escopetas, armas con mirilla y la capacidad de mejorar todas las armas para hacer más pupitas al enemigo completan el apartado de combate del juego que es aderezado por algún enemigo especial de vez en cuando a pesar de que no lo necesita.

You feel so lonely you could die

The-last-of-us-ellie sonido

La relación entre Joel y Ellie es absolutamente genial. Durante nuestra aventura conoceremos un puñado de personajes con mayor o menor carisma, dependiendo de lo importantes que sean en la historia, y estos funcionarán como paredes de apoyo para afianzar el nudo, cada vez más fuerte, en el lazo que es la relación entre los dos protagonistas. Recuerda mucho a la que Lee y Clementine tienen en The Walking Dead (Telltale), Joel y Ellie son dos completos desconocidos que por azares del destino se han cruzado, uno de ellos es un experimentado cazador, la otra posiblemente la única cura para la pandemia que asola el mundo y ambos tendrán que aprender el uno del otro para sobrevivir.

Es sorprendente como te fijarás poco a poco en las caras que va poniendo Ellie según te adentras más y más en la historia o las actitudes que tienen ambos cuando la situación se les escapa de las manos. El último tramo de juego, desde que llega el invierno hasta el final, es francamente apoteósico, una pequeña montaña rusa de emociones (check) con un desenlace que, lejos de la épica de otros juegos, te pilla completamente de sorpresa. Deberás reposarlo unos días y recordar bien las expresiones y el tono con el que los actores de doblaje, tanto el inglés como el español es realmente bueno, realizan la parte final para convencerte de que no necesitaba explosiones o hordas de infectados para hacerlo mejor. Es así y es perfecto.

The Last of Us es uno de los GOTY del año 2013. Y lo merece.

Nota9

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *