que guapa es...si fuera de verdad...

Análisis – Mass Effect 3

Las grandes sagas espaciales, como los mangas de Naoki Urasawa, tienen un gran problema. Has conseguido crear el mejor mundo, la mejor ambientación, unos grandes personajes e incluso un protagonista que no sea insulso y hueco, pero hacer un final que consiga cerrar todo esto de la mejor forma posible sin que un gran número de fans se vuelvan locos de rabia e ira contra los creadores es prácticamente imposible. Mass Effect 3 es el culmen de todas la decisiones que hemos ido tomando en la saga desde el año 2007, es la última hoja que quedaba por caer del árbol y que forma una hermosa alfombra marrón realizada con Unreal Engine 3, es un final un poco tróspido pero que no por ello estropea el resultado en conjunto.

Shepard está tomándose un merecido descanso en la Tierra cuando un intrépido James, nuestro nuevo mejor amigo salido de la nada, le despierta diciéndole que le reclama el consejo porque una amenaza enorme se cierne sobre nuestro planeta y él es el mejor consejero en esta situación. Nuestro mejor consejero es un tipo que se lanza de cabeza a los enemigos, les hace incinerarse con balas de fuego y en anteriores ocasiones ha estado tentado de acabar con miembros de su antigua tripulación ¡La Tierra está salvada!

De esta peculiar manera comienza tanto el juego como la demo del Mass Effect 3, aunque no exactamente igual. Si recordáis la demo del juego comentaban algo similar a “Joder Shepard te quitaron la nave por la que liaste” sin embargo, si cargamos nuestra partida de ME2 y hemos jugado al último DLC que apareció, nos explicarán un poco mejor que es lo que ocurrió para que Shepard volviera a la Tierra, y esto damas y caballeros es la verdadera guinda del pastel a la saga Mass Effect. Muchas de las decisiones que tomamos en las anteriores entregas, tanto grandes como pequeñas, tienen su reflejo en esta última parte. Desde la periodista pesada que nos encontramos en los primeros juegos hasta cierta historia de cierta reina que se daba al comienzo de aquella controvertida space opera que comenzó hace unos años. Esto se agradece sobre todo de cara a nuestros queridos y amados compañeros de equipo y la estructura de misiones que ello supondrá.

como será su puta caraNuestra hermandad de locos soldados en esta ocasión estará compuesta por seis miembros (siete si tenemos el DLC que en mi opinión debido a su importancia debería haber venido gratuito o ya incluido en el juego), una parte de ellos repetirán y otros serán casi completamente nuevos pero lo mejor de todo es que según las decisiones que hemos tomado durante estos años la mayor parte de nuestros amigos volverán a reencontrarse con nosotros en una coincidencia de nivel galáctico. Tendrán problemas en sus vidas y acudirán a su buen amigo Shepard para que les salve el culo una vez más antes de la gran misión, aunque también habrá alguno que nos ayudará en nuestras misiones principales. Como siempre podremos pasar absolutamente de la gran mayoría de las secundarias pero si haces esto te perderás un montón de detalles sobre tu equipo que, te guste o no, es el condimento que hace de Mass Effect algo un poco más especial.

Mientras las secundarias se basarán sobre todo en resolver pequeños conflictos que tienen nuestros antiguos compañeros habrá incluso misiones terciarias en las que Shepard se convertirá en una portera de escalera y escuchará conversaciones ajenas por la Ciudadela que automáticamente se transformarán en asunto nuestro. De esta manera iremos viajando por el universo para salvarlo, ayudar a nuestros amigos y encontrar tonterías o hablar con gente que nos otorgarán apoyo extra para la misión final. El ejercito galáctico que formamos a lo largo de nuestra travesía debería ser similar a las mejoras de la nave que debíamos obtener en la segunda parte para que todo saliera en condiciones y sin embargo tiene menor importancia de la que imaginamos en un principio. Eso sí, el número de horas de juego aumenta considerablemente con estas chorraditas y si eres de aquellos que hacen el 100% del juego esto te gustará.

¿Pero qué ha cambiado en Mass Effect 3? Podemos empezar hablando de sus gráficos y la mejora que Unreal Engine 3 le ha ofrecido una vez más. Shepard tendrá la cara más marcada que nunca ya sea por sus cicatrices o por unas texturas verdaderamente humanas hache dé en las que podemos ver hasta los surcos de la piel. Aunque una cosa no quita la otra y si bien es cierto que hay planos donde el detalle es absolutamente genial, también los hay en los que la bajada de framerate es obligatoria y con unos pixeles bien gordos. Nada nuevo bajo el sol. En cambio donde observaremos una considerable mejora es en el número de partículas haciendo que las explosiones de Mass Effect se vean mejor que nunca y podamos ver hasta los cristales rozándonos la cara después de una granada bien lanzada.

muy jodido

Una de las lacras de la saga han sido siempre las animaciones y esta vez tampoco vemos que lo hayan conseguido arreglar. Ver a Shepard correr por la Normandía es un auténtico dolor, caminar no tanto pero si tiene prisa la animación hará que nos preguntemos que clase de tullido (no offense) se encargó de realizar la captura de movimiento, si es que se hizo. Las caras de Shepard al intentar mostrar emociones también vuelven a fallar estrepitosamente, verle sonreír da miedo y cuando intenta mostrar cualquier otra clase de sentimiento que no sea enfado o seriedad sabemos interpretarlo por la gesticulación de manos o el tono de voz. En cambio otros personajes como las Asaris están mejor realizadas y no cuestan tanto de ver ¡Caray incluso los Krogan tienen mayor expresividad!

A nivel jugable tampoco es que haya cambiado mucho el tema. Al comienzo de la partida habrá un par de situaciones que te hacen tener esperanza en que la estructura de misiones será más elaborada o por lo menos más dinámicas y con mejor uso de las coberturas que lo que habíamos visto hasta ahora, pero poco a poco esa sensación de novedad desaparece y salvo honrosas excepciones todas las misiones consistirán en avanzar, matar, dialogar y volver a la nave. Han seguido manteniendo el equipo formado por Shepard y otros dos compañeros, algo que para ciertas misiones es ridículo, en mi opinión debería haber evolucionado. No digo que tuvieras a todo tu equipo disponible para pelear y darles ordenes, algo completamente prescindible y que carece de importancia en prácticamente toda la saga, pero realizar submisiones eligiendo tu mismo a otro pelotón con un líder propio para que fuera aumentando experiencia de una manera lógica (la experiencia ganada siempre ha sido compartida), hubiera añadido algo diferente a este shooter en tercera persona con coberturas y la oportunidad de seleccionar dos caminos diferentes al estilo Gears of War no le hubiera venido nada mal.

femshepard is fem

Estoy seguro que muy pocos veréis esta escena

El apartado RPG sigue siendo muy parecido también. Las conversaciones tendrán tres opciones: para ser más malo, más bueno o un chaquetero de mierda que intenta mediar y no mojarse demasiado. Esta vez nuestros puntos de Paragon y Renegade tendrán más importancia de cara al final así que yo que vosotros elegiría prácticamente desde un principio hacia que lado os queréis orientar para no llevaros desilusiones con tener opciones no seleccionables en ciertos momentos. El inventario también evoluciona un poco. Mientras las armaduras al comprarlas serán seleccionables por partes y materiales, con sus respectivas mejoras en nuestro personaje no solo a nivel visual, el apartado armamentístico será el que se lleve la mejor parte. Entre las cinco clases diferentes de armas que tendremos a elegir, y sus respectivos modelos que variarán sus características, podremos agregar un par de tipos de mejoras para aumentar sus stats y que así por ejemplo un subfusil que no tiene nada de estabilidad acabe disparando más suave que un rifle de francotirador y además tenga la misma mira telescópica. Eso sí, los enemigos que recibirán nuestros disparos tampoco es que vayan a ser lo más variado de la galaxia y no necesitarán demasiada munición para morir si juegas con la dificultad en modo normal y utilizas los nuevos ataques cuerpo a cuerpo, y si encima eres clase vanguardia acabarás con ellos en un abrir y cerrar de ojos. Además los árboles de habilidades se han visto incrementados y ahora cada uno de los poderes se dividirán en dos ramas que normalmente serán orientadas una a radio/duración  y la otra a la fuerza que tendrá nuestra habilidad especial. Un poco más de libertad de elección a la hora de desarrollarlos pero que tampoco tendrá una gran importancia a la hora de la verdad.

Y todo esto se hará con créditos, se acabó el buscar recursos por todos y cada uno de los planetas, ahora lo que haremos será lanzar sondas para buscar los objetos necesarios para las misiones terciarias y de esta manera aumentar nuestro ejercito. Eso sí, cuidado de no lanzar demasiadas o los Segadores podrían venir tras nosotros al más puro estilo Benny Hill.

El polémico final

Todo está bien encajado en Mass Effect 3: la música (esta vez de Clint Mansell) vuelve a rozar la perfección en prácticamente todas las escenas importantes, las misiones son entretenidas, poco variadas pero entretenidas, y algunas decisiones que aparecerán a lo largo de la aventura serán realmente peliagudas y bien jodidas de tomar, hasta que lamentablemente llegas al final. Ahí no terminas de ver claro que ocurrió ese día en los estudios de BioWare, quizás les entraron las prisas, a lo mejor ya tenían pensado ese final, no lo sé, pero realmente tampoco importa. El final en sí no es tan malo, no es el final que Mass Effect como space opera merecía, pero no es tan horrible como para que la gente llegará a crucificar el juego en Metacritic o prácticamente obligara a BioWare a mejorarlo . Otra cosa es que necesitara algo más de tiempo y no solo una pequeña cinemática para explicarse o que haya pequeños fallos inexplicables a nivel argumental, pero en general y obviando esos dos lamentables errores que casi seguro corregirán en el próximo DLC gratuito, Mass Effect 3 es un juego altamente recomendable y si has seguido al Comandante en las entregas anteriores, obligatorio.

Un final de Naoki Urasawa para una joya en el mundo de las óperas espaciales.

[No, el multijugador ni lo he podido oler]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *