kick & fennick

Análisis – Kick & Fennick (PS Vita)

Que el Plus en Playstation te salva la vida es un hecho y gracias a dios, y a la pequeña cuota mensual que pagas religiosamente, puedes descubrir algunos títulos de los que posiblemente ni siquiera hubieras oído hablar. Es más que probable que Jaywalkers Interactive de otra manera no hubiera dado a conocer el título que ocupa este análisis: Kick & Fennick. Y hubiera sido una pena perdérselo.

Kick & Fennick nos cuenta la clásica historia de niño conoce robot, robot salva la vida a niño y niño quiere recompensarle arreglándole la colita. Aunque pueda sonar terrible, el robot, alargado y volador, tiene la punta…vale no lo estoy arreglando. La cuestión es que una parte del robot está rota y Kick quiere recompensar a su nuevo amigo consiguiéndole otra nueva para ello centran su atención en llegar a un enorme edificio pasando por peligros en este interesante plataformas que puede jugarse tanto con la combinación stick + pantalla táctil como con ambos sticks analógicos.

Lo primero que llama la atención al iniciar la partida es el colorido y el mimo con el que están hechos los personajes y los derruidos escenarios. Muy cerca de las clásicas películas de dibujos en 3D de, por citar a alguna, Dreamworks, los holandeses han sabido dotar de un carisma necesario a la pareja de héroes gracias a las animaciones. Aunque es una muy buena primera impresión si eres un poco cabrito le puedes sacar fallos de colisión, por ejemplo avanzando por puertas que deberían estar abiertas pero cuya animación no se ha ejecutado de modo que las atraviesas, muros invisibles o,  y este me fastidió un poco, unas sombras inexistentes: aunque en los fondos, por cierto genialmente detallados, brillara el sol o la luna nuestro personaje no proyectaba sombra alguna. Por supuesto esto no molesta para nada a la hora de jugar, salvo cuando en una ocasión un pequeño bug me dejó atrapado hasta morir y en consecuencia reiniciar el niveldesde el principio, y un apartado muy interesante es precisamente ese: su jugabilidad.

kick & fennic imagen 2

La principal herramienta de Kick es un pedazo de rifle, o eso parece, que le permitirá realizar saltos bien locos para propulsarse entre los edificios en ruinas a la vez que le otorga la posibilidad de acabar con enemigos si acertamos con la guía láser. Para realizar dichos movimientos, como he mencionado antes, podremos utilizar un control táctil que a mi parecer es un poco incómodo al depender desde donde estés presionando en la pantalla para medir la potencia, y un control con los analógicos en el que con uno movemos a los protagonistas y con el otro indicamos hacia donde queremos salir disparados confirmando con el botón R. Es verdaderamente satisfactorio ver como la jugabilidad es fluida y depende completamente de nuestra habilidad como jugadores, conseguir los coleccionables de cada nivel, sin ser el gran reto, se hace divertido gracias a un control agradable y una buena rapidez de respuesta.

Podremos propulsarnos hasta dos veces seguidas y en cada ocasión dispondremos de un tiempo bala en la que todo va más lento y gracias al cual podremos apuntar mejor hacia nuestro destino, a poder ser no electrificados por un generador o en la cara de un enemigo aunque lamentablemente no importará mucho. La energía de Fennick es generosa y puede recargarse recolectando las piezas coleccionables, al chocar contra algo que pueda dañarnos inmediatamente nuestro amigo robot nos salvará agotando un poco esa energía y apareciendo en la última plataforma que pisamos. Esto convierte a Kick & Fennick en un paseo durante sobre todo los dos primeros capítulos, un Kirby mezclado con Angry Birds en cuanto a dificultad/jugabilidad pero acercándose más a la bola rosa de Nintendo ya que aunque la dificultad va aumentando, no llega a ser un auténtico reto aunque si satisfactorio al lograr no aburrirnos como hacen más de la mitad de juegos que hay en el mercado que de un modo u otro consiguen que jugar se haga pesado. Videojuegos 101: No hagas que el jugador se aburra, Jaywalkers Interactive lo consigue.

Alguna cosa si se echa en falta como más power ups que hagan de los niveles, que han sabido comprender perfectamente que se trata de una portátil al poder ser completados entre 5 y 10 minutos cada uno, alcancen el siguiente nivel de complejidad y variedad. La cámara, fija y en 2,5 dimensiones, normalmente nos ofrece un detallado plano general cuando es necesario o se acerca al protagonista al suceder alguno de los escasos eventos importantes, acentuados con la buena música de Jonathan Van den Wijngaarden,  pero en ocasiones no ayuda al jugador tanto como debería dejándonos poca visión para la plataforma que debemos alcanzar obligándonos en ocasiones a utilizar la técnica de ensayo y error para medir la potencia de nuestro salto. Son pequeños detalles que no terminan de romper un buen juego pero si molestan lo suficiente como para no alcanzar la perfección.

Kick & Fennick es un buen título que a falta de triples A en PS Vita, sacia un poco las ansias de novedades no pixeladas. Ideal para los pequeños jugadores y divertido para los más mayores el título de los Jaywalkers Interactive es una buena carta de presentación.

Nota 7: Es un buen juego, pero no consigue ser todo lo que debería haber sido. Como Urkel,y sale los viernes por la noche...como Urkel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *