vaya cuatro guapos

Análisis – Hard Corps: Uprising

Tenía 9 años, era la edad de realizar la primera comunión, esa fiesta que se organiza para hacer una comida familiar porque si y tener regalos y dinero de “gratis” para tu hijo(a no ser que seas creyente, respeto ante todo), el caso es que uno de estos presentes que recibí fue un cartucho pirata para mi flamante Game Boy. Entre letras chinas e imágenes cutres de las carátulas en la pegatina del cartucho se podía leer un “12 in one” y ver un botón amarillo en la parte superior cuya utilidad era fácilmente adivinable. Ese fue mi primer contacto con la saga Contra, Probotector u Operation C como os venga mejor llamarlo, el último de los títulos que contenía el cartucho pertenecía a la primera entrega que veía la luz en GB allá por 1991, era un juego jodido, un toque y vida perdida, continuaciones muy limitadas y toneladas de disparos en pantalla. Cuando los shoot’em up eran verdaderos desafíos.

Y este nuevo juego de la saga, descargable de 360 o PS3, va bastante por el camino más retro-hardcore de los anteriores episodios en todos los aspectos y especialmente en la dificultad. Tras una presentación anime con música “to jevi” nos dispondremos a pasar al…

Esto ocurría en los 90

…¡Menú del juego! Donde podremos elegir si queremos jugar a este HC:U en el “personas humanas mode”, también llamado modo rising o en el “llevo en este mundo muchos años, hazme sangrar” o modo arcade.

Pero antes de entrar detalladamente en la diferencia entre estos 2 modos, merece la pena dar unos rasgos generales del juego. Esta entrega es lo que yo llamo un old-nu game, un juego que conserva toda la esencia de la saga y añade pequeños detalles que le hacen un poco más next gen pero sin estropear la experiencia de sus antecesores. Esto lo podemos interpretar o bien como “somos unos vagos, hazlo bonito y decimos que respetamos el original” o bien “me da miedo estropear la saga, voy a poner dos cositas y así no me gritan mucho”. Seamos buenos, pensemos bien, elijamos la segunda.

Los enemigos y los personajes están bien animados con unos buenos sprites bidimensionales los cuales , gracias a dios, no se pixelan en resoluciones HD y no desentonan para nada con los fondos y enemigos tochos en 3D. De hecho en un par de ocasiones juega con las tres dimensiones, manteniendo siempre el scroll horizontal, para sacar hacia adelante unas situaciones diferentes a lo habitual como que una rueda atraviese la pantalla de lado a lado y para esquivarla tengas que colarte por los huecos que va dejando.

En cuanto al tema de la banda sonora en esta ocasión cambia los adictivos tonos electrónicos chunda chunda midi que tenían en super nintendo o mega drive por unas melodías con mucha más batería y guitarra eléctrica, de hecho la música que suena durante de la primera fase se corresponde al tema principal de la saga solo que empapado en nectar de los dioses del metal. No estamos ante la banda sonora del año, pero cumple la función de sonar y la tararees y no de que moleste como ocurre con otros muchos juegos.

Respecto al apartado jugable mantiene las mismas premisas del primer título: avanzar, esquivar disparos y matar todo lo que podamos antes de morir por una bala perdida aunque algo más depurado para los tiempos que corren y no tengamos la sensación de estar manejando un juego del 2011 con un control de NES. Para nuestra hazaña contaremos con las habilidades básicas como el doble salto, el vuelo durante el salto que nos permitirá avanzar unos metros antes de caer, tirarse al suelo o la novedad en este juego que es devolver disparos, esta última me parece muy acertada porque ayuda al jugador, pero dicha ayuda depende completamente de sus reflejos a la hora de hacer el escudo y que las balas reboten al enemigo por lo tanto es un recurso a utilizar solo si eres hábil.

En casi todos los juegos de la saga siempre había una fase o dos en las que la perspectiva cambiaba y jugabas de otra manera, por ejemplo en el de Game Boy había fases en perspectiva cenital a lo MERCS y en el de Mega Drive existía una secuencia de persecución en la que tenías que ir disparando hacia tus laterales según viniera el enemigo, estas fases se pierden completamente en HC:U, los 8 niveles con los que cuenta son todos completamente horizontales. Sin embargo también es cierto que había otros marca de la casa en los que manejabas una moto aérea o terrestre, estos sí que se mantienen aunque en definitiva todo se va a reducir en disparar y matar pero con más o menos movilidad.

Ahora si podemos elegir modo:

¿Qué ocurrirá si comienzo con el modo rising?

En el modo rising elegiremos entre los 2 personajes disponibles (hay más…pero es DLC) que solo tendrán las habilidades básicas. La diferencia de este modo frente al modo arcade es que los puntos que vayamos ganando a medida que jugamos al Hard Corps podremos ir canjeándolos y desbloqueando nuevas acciones y ventajas para nuestro personaje. De hecho una de las novedades incluidas en esta entrega es la disponibilidad de una barrita verde de combo que según eliminemos enemigos se irá recargando y aumentando nuestro multiplicador de puntos haciendo más fácil, o no porque dependerá de nuestra habilidad, aumentar la puntuación y poder despilfarrar lo que queramos en la tienda.

La idea de la tienda no es mala en principio. Está ahí expectante, mirándote cada vez que pierdes una continuación, tentándote para que compres sus abusivas ventajas a precio de petroleo pero en ningún momento obligándote a hacer uso de ella. ¡Demonios incluso te deja comprar las cosas y desactivarlas si te parecen muy exageradas! Pero está ahí, si no hubiera querido utilizar ventajas o por lo menos probarlas jamás habría empezado una partida en ese modo y me hubiera ido a hacerme el duro y autolesionar mis pulgares jugando como si estuviera en los noventa. Así que acabas utilizando lo que compras  y mientras las habilidades de personaje te dan una pequeña ayuda extra como un tercer salto o ser más rápido, las ventajas te hacen tener el triple de toques antes de morir, 6 vidas en lugar de las dos iniciales o comenzar la partida con una minigun de tercer nivel. Las califico inmediatamente de cheat, es decir si puedes recibir 36 disparos antes de perder un “continue” ¿A qué estamos jugando? Si puedes tener un arma brutal nada más comienzas el nivel ¿Dónde está el reto?

Lo peor viene con la curva de dificultad del juego y es que en este modo no va hacia arriba, incluso podría decirse que va hacia abajo con algún pico de dificultad según avanzas siendo el culpable el uso de ventajas abusivas. Mientras en las 3 primeras fases lo pasas realmente mal para que no te de una pequeña bola verde porque significa tener un toque menos que te vendría de perlas para el final boss, las 5 siguientes se vuelven un paseo si dispones de las habilidades adecuadas.

Hard Corps: Uprising es un juego difícil, es un juego que exige al jugador una rapidez importante con el mando, de ahí la existencia de este modo. Digamos que es una manera de que los jugadores menos habilidosos puedan pasarse el juego sin querer amputarse las manos después, pero también quitándole un poco ese pedacito de gloria que es pasarte un juego difícil de verdad. Sin embargo también es un modo para entrenar al jugador veterano, ya que nos permitirá seleccionar fase (una vez la hayamos desbloqueado) y reintentar un nivel las veces que creamos oportunas.

Así no

¿Qué ocurrirá si comienzo con el modo arcade?

Amigo, estás very fucked. A cambio disfrutarás de una experiencia como su propio nombre indica, bastante arcade. Aquí no podrás utilizar ninguna de las ventajas que has ido desbloqueando durante el modo rising, aquí hay que ser muy macho. Se acabo el pasarse las fases corriendo todo el tiempo a tontas y a locas, aquí elegirás uno de los personajes y a morir.

Al contrario que en el modo noob, en este modo la dificultad siempre será bastante alta(realmente la dificultad es siempre la misma pero varía si podemos utilizar o no las habilidades adquiridas en la tienda), no hay demasiado margen para el error y caer al vacío es perder una vida muy importante de cara al final del juego y algo que no debes permitirte. Pero también tiene sus altibajos a la hora de avanzar, la fase en la jungla me hizo pasarlo mal durante mucho tiempo y sin embargo las 2 siguientes me las pase fácilmente para luego volverme a estrellar. Son difíciles sí, pero el entrenamiento que hayas realizado anteriormente también cuenta y mejora tus reflejos para los siguientes niveles; conocerte los final boss es algo esencial para sobrevivir.

Y si creéis que jugando a dobles con un amigo los niveles serán más fáciles estáis bastante equivocados. Aquello se convertirá en una ensalada de balas y moriréis más veces de las que pensabais porque no sabréis ni por donde os vienen los enemigos, aunque esto a base de jugar y sincronizarse puede ir atenuando el caos. La verdad no quiero ni saber cómo sería el modo rising a dobles si ya para un jugador es realmente abusivo el tema de las ventajas.

Un par de cosas más, la primera que Konami ha sido criticada brutalmente, y lo entiendo, por tener solamente una plantilla inicial de 2 personajes (que además son prácticamente iguales) y el resto hacerlo como DLC. Entraríamos en el tema de siempre: el contenido descargable abusivo y los juegos por fascículos pero mi opinión aquí es simple; si el juego en lugar de costar 1200 puntos hubiera costado 800, yo no me quejaría por los personajes extra en DLC por el simple hecho de que con Sayuri, uno de los descargables, jugar es una experiencia bastante diferente al no coger armas y tener que ir siempre atacando cuerpo a cuerpo ya que en lugar de la metralleta de turno lleva una espada.  En cambio ya que el juego cuesta lo que cuesta tendría que venir por lo menos con los 4 personajes principales y no querer cobrártelos por 200 puntos cada uno de ellos. Hacerte con todos los personajes descargables y el juego te saldría por 1200+600 puntos, y eso es mucho dinero y no tener demasiada vergüenza.

Paga más

Y la segunda, que este juego al finalizar varios de sus niveles te castiga sin motivo. Esto quiere decir que después de acabar un jefe de final de nivel bastante difícil y que te ha quedado a cero vidas y a un solo toque de perder la última, los programadores tuvieron la feliz idea de colocarte al final un salto absurdo no planeado o tener que colgarte de un helicóptero que aparece por allí. No veo ninguna necesidad para desgastar al jugador haciéndole tener que repetir todo el último tramo de nuevo por un estúpido fallo que de primeras no ves venir ni puedes calcular a no ser que tengas unos reflejos de lince o mucha suerte. Es algo que me ha parecido completamente gratuito e inútil.

Por último puedo deciros que si queréis una experiencia como las de antes de coger un juego y no parar de morir en días e incluso lanzar el mando de pura desesperación para aprender a completar los niveles, el modo arcade es lo vuestro; empezad desde ahí y luego si os apetece hacer el cabra o si os quedáis muy atascados id al modo rising por ver las diferentes habilidades o practicar. Simplificando:

Old School gamer -> Arcade
Next Gen gamer ->Rising

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *