bayonetta 2 rodin

Análisis – Bayonetta 2 (Wii U)

Witches BIATCH

Hace falta ser muy cerrado y haber estado centrado años y años en un mismo juego para no alegrarse cuando Platinum Games lanza un nuevo título, incluso aunque no lo viéramos tan claro como pasaba con Anarchy Reigns o el más reciente ScaleBound, siempre hay que darles una oportunidad después de toda la alegría que han repartido.

Hablamos de Viewtiful Joe u Okami cuando eran Clover, del no tan bueno Madworld y del increíble chute de adrenalina que era Vanquish. Pero si hay un juego que ha llevado a la excelencia al hack’n slash ese fue el Bayonetta de Hideki Kamiya. El creador de Devil May Cry depuró el máximo las técnicas que usaba la bruja, añadía armas que dotaban de nuevos golpes e increíbles combos durante los combates contra los ángeles y en definitiva creaba el sistema de juego perfecto para depurar al máximo el género. Un 10 con curvas, un 10 como el culo de Cereza ¿Y ahora qué?

Pues tuvieron que venir Nintendo y Sega a coger la mano de Platinum y sacarles al escenario para que bailaran y desarrollaran una secuela de las aventuras de la bruja. Lamentablemente esta vez Kamiya no estaría a los mandos (estaba con The Wonderfull 101…y esa es otra maravillosa historia) pero sí Yusuke Hashimoto, alguien que ya había trabajado muchas veces con él y a quien cedió los mandos de la nave de Bayonetta. Y los tomó con firmeza y decisión.

bayo2 surf

La historia es una secuela directa de Bayonetta que además nos ayudará a entender algo mejor la primera parte gracias a ciertos eventos que ocurren durante el título, un punto para Platinum por ayudar al jugador ansioso que quiere empezar por Bayonetta 2 pero no ha jugado aún al primer Bayonetta, de esta manera se quedará con ganas de más. El objetivo principal será rescatar a nuestra querida amiga Jeanne a la cual, en un pequeño accidente, se le cae el alma al infierno. A raíz de ello conoceremos a un sabio Lumen enmascarado y a un niño con complejo de Gambito llamado Loki que se cruzarán en nuestro camino para complicarnos las cosas de una manera u otra.

Recordemos la primera parte y traigamos directamente el mismo sistema a la secuela: nada de bloqueos, toda la magia de enlazar combos y no perderlos residirá nuevamente en el timing perfecto a la hora de ejecutar nuestras volteretas para esquivar los ataques enemigos y de esta manera activar el Tiempo Brujo. Se mantiene fresca como si estuviéramos en el 2010 esa genial idea de relentizar el tiempo cada vez que realizamos una esquiva en el momento justo ganándonos unos pequeños seguros para repartir espadazos, patadas, latigazos y balas por doquier mientras decidimos la manera más estéticamente perfecta de hacerlo para aumentar nuestros puntos y llegar al Platino Puro al terminar el segmento. Es tan satisfactorio ver como aumenta el contador de combo y la puntuación a medida que enlazamos golpes que hasta justifican la hipersexualidad de Bayonetta en todos sus movimientos. Seductor podría ser otra palabra que define el sistema de combate, uno en el cual no se fuerza al jugador a jugar bien sino que invita con nuevos movimientos y armas a que imagines toda clase de combinaciones para ser tú el que por tu propio pié te enfades cada vez que te alcanzan los enemigos perdiendo puntos para la nota final.

Como en el anterior juego nuevamente estará nuestro amigo Rodin con “Las puertas del Infierno” abiertas para que le compremos golosos items y lo más importante: nuevas técnicas. Algunas recicladas de la primera parte y otras totalmente nuevas como la transformación en cuervo con ataques especiales o la patada After Burner en la que despegaremos desde un salto hacia el enemigo de manera espectacular para iniciar/continuar un combo aéreo. Podremos también adquirir nuevas armas recopilando discos de música que andan fragmentados en algunos niveles y comprar nuevamente dichas armas para equiparlas dualmente, esto es tanto en brazos como en piernas (así es Bayonetta). Eso sí, en esta ocasión la variedad de las armas a distancia es más escasa dándole más importancia, si es que se le podía dar más, al cuerpo a cuerpo. No faltarán tampoco los items que nos permiten cambiar de apariencia (por supuesto aquí aprovechó Nintendo para colar algunos trajes propios de sus juegos) ni aquellos que nos facilitarán la vida cuando subamos el nivel de dificultad haciendo contraataques automáticos, aumentando la recompensa al acabar los segmentos (básicamente más dinero) o por medio millón de halos uno que nos permitirá invocar el Mecha que manejamos en un par de ocasiones durante la historia y que reparte unos contundentes puñetazos.

En cuanto a escenarios y enemigos en la variedad está el gusto y esto al juego de Yusuke no le falta. Sitios curiosos en los que luchar como en el interior de un ser gigante se cruzan con tenebrosos escenarios del infierno y deslumbrantes zonas de Paradiso. Viajaremos bastante durante la aventura y explorar los escenarios traerá consigo recompensas jugosas que aumentarán nuestras barras de vida y magia, el encuentro de Muspelheims donde tendremos divertidos desafíos con premio y la obtención de algunos coleccionables como los libros o los cuervos que nos ayudarán a completar ese 100% del juego tan difícil de conseguir. Aun con eso, y siendo que Bayonetta 2 es un juego lineal obviamente, da la sensación de que en Bayonetta la exploración era algo más compleja y aquí parece más sencilla. Ver en esto algo bueno o algo malo depende totalmente de la opinión del jugador.

bayonetta 2

En esta ocasión aparte de terribles ángeles también enfrentaremos demonios, bastante complicados algunos de ellos, y todos ellos tendrán la genial presentación durante su primera aparición que tanto me gustaba en el anterior juego. Cada uno tiene un patrón de ataque diferente al que no será muy difícil acostumbrarse. A medida que el juego avanza como sucedía en la primera parte, los grupos de enemigos se irán haciendo mixtos aumentando exponencialmente su peligro. Enfrentar a dos masillas apoyados por uno de aquellos bichos voladores que mejoran sus estadísticas de combate y los hace más fuertes mientras tienes a uno de esos leones con látigo de Paradiso rondando por ahí puede ser un combate que fácilmente puede ponerse cuesta arriba si no tenemos claras las prioridades.

Una cosa bien bonita y que cae muy bien entre los fans son los homenajes que Platinum hace a los juegos de Sega. Si en Bayonetta se recordaba con cariño a Space Harrier con algunas fases dedicadas a él, en la secuela es After Burner el homenajeado. Una pantalla sobre los sencillos controles que usaremos en estos niveles y entraremos rápidamente en harina en un divertido descanso que se agradece por no hacerse pesado ni tampoco constante en el juego. Un nuevo acierto que repiten sabiamente.

¿Hay evolución?

En realidad cuesta muchísimo separar Bayonetta de Bayonetta 2, son muy parecidos. Si bien es cierto que hay algunos elementos novedosos que no le sientan mal como el cooperativo online (si tienes la suerte de encontrar a alguien) o con la CPU en la que podremos jugar segmentos de la historia para apostar sobre quien obtiene la mayor puntuación, el sistema de creación de chupachups o la inclusión de nuevas técnicas, enemigos y por supuesto armas, hay otros que no hubiera estado mal que se hubieran quedado en el tintero como la fase acuática que aún siendo corta no pintaba absolutamente nada más allá de hacer un guiño a los niveles acuáticos de Mario, no obstante el núcleo del juego se mantiene intacto, no se toca.

Bayonetta 2 podría tomarse más como una expansión del primero más que como una secuela al uso. No tiene las suficientes novedades como para hablar de él como secuela pero por otra parte no se me ocurre ninguna manera de mejorar algo como Bayonetta. Simplemente cuando se toca techo solo queda esperar que el próximo número que lleve la saga lo haga igual de bien pero contándonos otra historia, añadiendo más información al Lore de Bayonetta y creando nuevas armas que nos ayuden a seguir realizando combates espectaculares. Y esto Bayonetta 2 lo hace a la perfección.

Nota9

 

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *