AsurasWratharena

Análisis – Asura’s Wrath

Aquellos que nacimos en la década de los ochenta o finales de los setenta estuvimos marcados por grandes clásicos de la animación japonesa. Captain Tsubasa, Bola de Dragón, Caballeros del Zodiaco, Sailor Moon, fuimos una generación que además de crecer con los Fruitis y Barrio Sésamo, tuvimos la oportunidad de abrir la veda del anime en España más allá de Mazinger Z. Un anime de libro contiene escenas exageradas, diálogos en los cuales se nos quiere escapar una lagrimita, amigos que se convierten en enemigos y viceversa y un malo malísimo que quiere destruir la tierra o quitarte a tu novia cueste lo que cueste. En la actualidad todo esto ha evolucionado pero las premisas básicas, en ocasiones incluso más exageradas, siguen ahí. Asura’s Wrath fue un videojuego como podía haber sido un anime y esa es su virtud y su desdicha.

Asura’s Wrath: el anime

asura's wrath anime

Asura, esposo y padre de familia, forma parte de los ocho generales del emperador que protegen la Tierra de los primitivos Gohma, adecuadamente representados por diferentes animales, cuyo único interés es devorar humanos como si no hubiera un mañana. Víctima de una traición por parte del resto de generales, culpan a Asura del asesinato del emperador y le lanzan desde lo alto de una nave espacial (porque en esta historia mezclan hinduismo, budismo con ciencia ficción y no les queda nada mal) hacia la tierra. Doce mil años después Asura despierta en el infierno, el Naraka, y si ya tenía un problema para controlar la ira, la venganza que promete lo ha empeorado bastante.

Una historia en apariencia sencilla y con la cual lo primero que diría cualquiera de nosotros es: “buah, ahora a matar a los siete generales y a correr”. Pues no, contra todo pronóstico Capcom se sale del tiesto y mete algunos giros interesantes en el argumento que si bien no te dejan con la mandíbula desencajada, si hacen que la historia se vuelva lo suficientemente interesante y quieras respuestas a ciertas preguntas que se te plantean durante el transcurso la misma. En cambio sí es cierto que el desarrollo de algunos de los personajes no está todo lo bien llevado que debería y carecen del carisma suficiente para hacernos soltar esa lagrimita necesaria en los momentos estelares aún siendo apoyados en momentos épicos por una más que decente banda sonora.

La división en partes del juego, cuatro si contamos con el último DLC que completaba la historia (Crapcom siendo Crapcom), que a su vez está dividida en episodios, ayuda a entender el título de Cyberconnect2 como un anime con partes jugables. Dieciocho son los capítulos que recorreremos hasta llegar a la conclusión final y todos ellos tendrán sus títulos iniciales de crédito, su continuará, sus imágenes estáticas para ir a publicidad e incluso alguno tendrá ending como si se hubiera acabado de verdad. En Asura’s Wrath te vas a pasar más tiempo mirando que jugando y es mejor que lo sepas antes de comprarlo.

Asura’s Wrath: el juego

Asuras-Wrath el juego

Unreal Engine vuelve a dejar claro que es el motor ganador de la presente generación y sobre el que más juegos se han realizado, y con toda la razón porque en Asura’s Wrath vuelve a demostrar que es perfecto para representar escenas de cualquier índole, ya sea un grupo de musculados marines acabando con locust, en un planeta perdido realizando combos contra el mapeado o representando espectaculares batallas de semidioses como hacen en este juego. Afortunadamente no solo se trata de la versatilidad del motor, más quisieran algunos, sino de tener una dirección de arte fabulosa que sabe perfectamente como dar vida a esa mezcla rara de mitología y tecnología que es el universo de Asura y que tan bien le sienta, haciendo que unos brazos robóticos repartiendo puñetazos contra enemigos gordos como si fueran budas y dorados no desentonen demasiado. Los hombres tendrán la piel curtida como el cuero y las mujeres parecerán delicadas como el cristal, el trabajo de sombreado es genial y me recuerda en ocasiones a las ilustraciones de Hiroaki Samura en La Espada del Inmortal, algo irrefutablemente bueno. Súmale unos movimientos de cámara bestiales que acentúan la acción perfectamente y unos planos de acción verdaderamente buenos y el apartado gráfico estará solventado: se parece a un anime (no obstante ya llevan unos cuantos juegos de Naruto) y es espectacular.

Visualmente no hay nada que se le pueda echar en cara salvo algunos problemas de sincronización vertical que se dejan notar y alguna textura tardía marca de la casa Unreal Engine, no obstante cuando más flaquea es cuando nos ponemos a los mandos. Absolutamente invadido por cutscenes que no se dan lugar ni en el más húmedo sueño de Kojima, gran parte del tiempo estaremos viendo un anime en el que de vez en cuando tendremos que ayudar a que transcurra la acción con algún movimiento del stick analógico o alguna pulsación de botón. Los QTE son parte importante y necesaria de Asura’s Wrath, intentan hacernos partícipes de la historia liberando por ejemplo los seis brazos de Asura o frenándole cuando le han enviado 30 metros más allá de un puñetazo, lamentablemente no funciona todo lo bien que debería y fallarlos no tiene mayor consecuencia que un poco de vida menos al entrar en la otra modalidad de juego, o una tasa baja de sincronización en la puntuación final. Ellos mismos restan importancia a algo que debían resaltar.

Cuando no estemos mirando la pantalla embobados ante las escenas de acción llenas de tantos efectos especiales que incluso nos despistan de los propios QTEs, el estudio ha tenido la decencia de dejarnos jugar un poco. Para ello han ideado un sistema de combate que recuerda bastante a sus anteriores juegos (Naruto Ultimate Storm 2 por ejemplo) pero aún más simplificado si cabe. Dos botones de ataque, tres si contamos el botón de disparo que  prácticamente solo usaremos en las fases al estilo Panzer Dragoon/Alligator Hunt, o uno ya que el ataque fuerte tiene cooldown y no podemos combinarlo, son muy pocos botones para hacer del combate contra los escasos secuaces de los semidioses algo medianamente interesante. Limitarse a esquivar y hacer combos basados en un botón hasta llenar la barra de furia y alcanzar el siguiente checkpoint es demasiado poco para el 2012. No obstante las batallas contra enemigos finales añaden algún QTE entre medias en forma de contraataques y evasiones especiales, y patrones de ataque lo suficientemente distintos para disfrutar del espectáculo incluso con un par de botones.

Asura’s Wrath: el anime interactivo

Asuras_Wrath_DLC

La propuesta de Capcom y Cyberconnect2 es adecuada si lo que deseamos es ver el anime  haciéndonos partícipes de él pero sin poder cambiar nada, porque en Asura’s Wrath todo sigue un guión a rajatabla, y pienso que ese es su principal error. La nula libertad de elección tratándonos como un espectador más en lugar de alguien que está interpretando a Asura no debería haber sido tal, variedad a la hora de seleccionar nuestro camino a recorrer y finales alternativos, al estilo NieR (juegaso) por ejemplo, hubieran reorientado este invento a algo más entretenido que un anime en el que nuestra participación es meramente anecdótica. Asura’s Wrath es el videojuego de Bola de Dragón Z que hubiéramos querido cuando éramos pequeños y que ahora ya no nos llenaría tanto.

Nota 6: Como comerte un flash de 25 pesetas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *